La casa morisca de Zayas no es para mayores

casa-morisca

Pintadas en la fachada de la casa morisca rehabilitada por la Fundación Zayas y la Junta.

El inmueble de la Fundación Zayas, situado en el número 13 de la Cuesta de San Gregorio, en el bajo Albaicín, no albergará a personas mayores pese al anuncio que en su día realizó la Junta de Andalucía para que las ocho viviendas de protección oficial que se han habilitado en el interior del edificio se alquilaran a ancianos.

Andrés Ruiz, gerente de la Fundación Zayas, propietaria de la casa morisca del siglo XVI que está catalogada con la máxima protección en el Plan Especial Albaicín, ha señalado hoy a GranadaiMedia que el inmueble “tiene problemas de accesibilidad para las personas mayores” y no pueden ser alojadas en los ocho apartamentos que se iban a ceder en régimen de alquiler.

La razón dada por el gerente guarda relación con “la imposibilidad de instalar un ascensor en el interior del inmueble y con determinadas zonas empinadas” que complican la vida diaria de personas con avanzada edad.

La delegada de la Junta de Andalucía en Granada, María José Sánchez, en la visita a la casa morisca que realizó en enero de 2011, se congratulaba de que se hubiera conseguido recuperar un bien que forma parte del patrimonio del barrio y, al mismo tiempo, “dar opciones de una vivienda digna a personas mayores”.

La Fundación Zayas y la Empresa Pública de Suelo de Andalucía (EPSA), vinculada a la Delegación de Obras Públicas y Vivienda de la Junta de Andalucía -hoy Consejería de Fomento y Vivienda- asumieron la restauración del inmueble que se inició en febrero de 2009 y en el que se ha invertido casi 800.000 euros.

casa-morisca Fundación Zayas

La restauración ha permitido recuperar la decoración de la fachada del siglo XVII.

Esta misma mañana los técnicos, personal de la empresa que ha desarrollado los trabajos y el propio gerente de la Fundación Zayas cursaban visita al lugar después de haber obtenido del Ayuntamiento de Granada la licencia de primera ocupación. La recepción de la obra no se producirá hasta que no se hayan ultimado algunos detalles, entre ellos la limpieza de las pintadas en la fachada principal que data del siglo XVII, cuya decoración se ha recuperado aprovechando la intervención integral.

Queda aún por amueblar el interior del edificio que, según el gerente de la Fundación Zayas, no tiene plazo previsto de apertura. Tampoco ha querido desvelar las condiciones para acceder a una de las viviendas en alquiler.

El edificio permaneció durante mucho tiempo abandonado e incluso fue objeto de expolio, tal y como en su día denunciaron los vecinos. Precisamente, la Asociación de Vecinos del Bajo Albaicín propuso en 2001 –ante la posibilidad de obtener fondos del Plan Urban- que el edificio sirviera como alojamiento de personas mayores del barrio que son obligadas a desalojar sus viviendas de alquiler, una situación que se ha dado en los últimos años con cierta frecuencia, y evitar así que tuvieran que abandonar  del barrio.

Los vecinos plantearon la posibilidad de que la casa morisca albergara un centro de día y un pequeño ambulatorio de atención sanitaria dependiente del Centro de Salud del Albaicín. Pero más allá de la labor asistencial, también solicitaron que se habilitaran talleres de actividades para mayores y jóvenes, un aula de educación de adultos y la promoción de actividades formativas.

El objetivo era evitar la salida de personas que llevan toda una vida en el Albaicín, un barrio con una tasa de envejecimiento superior al resto de la ciudad; problema del que se viene hablando mucho en los últimos años sin que se preste demasiada atención.

Noticias relacionadas:

(11-2-2013)

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.