Los parques infantiles mantendrán la arena

Los vecinos quieren que se sustituya la arena de los parques infantiles de la Chana por otro material para evitar que los perros la utilicen para defecar, pero el Ayuntamiento considera que «no es correcto condicionar la dotación urbanística de una ciudad por el incivismo y vandalismo de sus ciudadanos» y asegura que las alternativas a los areneros tienen un coste «inasumible» por el Consistorio.

Parque infantil junto al centro de salud

Parque infantil junto al centro de salud de la Chana

Los parques infantiles de la Chana seguirán siendo de arena. El Ayuntamiento ha desestimado la petición realizada por la Asociación de Vecinos de la Chana, Encina y Angustias, que solicitaba la sustitución de la gravilla por otro material. La petición vecinal responde al hecho de que, a menudo, la arena de los parques se convierte en el lugar escogido por los animales para defecar, lo que hace que estos espacios no presenten unas condiciones adecuadas de salubridad, especialmente en un lugar recreativo destinado a los niños donde, según los vecinos, no se realiza una limpieza en profundidad.

Excrementos de perro en el parque infantil junto al centro de salud

Excrementos de perro en la arena del parque

En su escrito, el área Mantenimiento Integral de la Ciudad aduce que los areneros son «la superficie de absorción de impactos en áreas de juegos infantiles menos costosa de mantener» y añade que otras alternativas, como los suelos de caucho, requieren su sustitución cada cuatro o seis años, un coste «inasumible» por el Ayuntamiento. Por ello, salvo excepciones, la superficies de arena son las que se emplean de forma generalizada para este tipo de instalaciones, según aseguran.

Asimismo, el área de Mantenimiento afirma que se realiza una limpieza superficial de estos espacios una vez a la semana y que, cada tres o seis meses, son aireados y desinfectados. Para el Consistorio, «no es correcto condicionar la dotación urbanística de una ciudad por el incivismo y vandalismo de sus ciudadanos», por lo que corresponde a «la vía policial y sancionadora» evitar este tipo de agresiones a la salud pública.

La noticia ya ha provocado en twitter las primeras reacciones. Para @Vilchez87 los dueños de los perros necesitan «algo más que civismo«, mientras que @Mr_Makhno apuesta por la vía sancionadora para evitar los excrementos de perro en las áreas infantiles. @AngieBonachera cree que los niños deben jugar con la arena «como toda la vida», y para ello hace falta más civismo, y @retablillo afirma que ése es el concepto de parque en Granada y alude a un área infantil existente en la calle Primavera donde los excrementos caninos están por todas partes. ¿Cuál puede ser la solución? El Ayuntamiento cree que el remedio es la sanción pero, ¿se aplican realmente estas multas?, ¿conocéis a alguien que haya sido sancionado por no recoger los excrementos de su perro o por dejarlo acceder a zonas de recreo infantil?

(2-9-2011)

Comentarios en este artículo

  1. El problema es el mismo de siempre, la poca educación de los dueños de los perros, por poner otro ejemplo no teneis más que ver cualquier zona de la ciudad con algo de cesped natural o artificial y vereis como a los dos días esta lleno de colillas y otros restos. No aprenderemos nunca.

    Gonzalez
  2. El Ayuntamiento de Granada no pone una superficie acolchada porque los niños y niñas de La Chana están hechos de otra pasta. Sus padres son hijos de hombres y mujeres de campo: rudos, fuertes, de acero. Y los nuevos residentes, inmigrantes, qué vamos a decir de su dureza. Así que es por su bien. Mala petición la de la asociación de vecinos porque sería ir contra natura

    Miguel Madrid

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.