Los puntos negros del carril bici

La asociación de ciclistas urbanos Biciescuela Granada reivindica que el Plan de Movilidad Sostenible incluya la circulación de las bicicletas por la calzada en lugar de tratarlas como un «estorbo». Aboga por la formación para evitar accidentes frente a la «falsa seguridad» de espacios reservados para su tránsito en las aceras.

Tramo del carril bici en avenida de América

Tramo del carril bici en avenida de América

El carril bici del Zaidín presenta más de una decena de problemas que lo convierten en peligroso, según denuncia la asociación de ciclistas urbanos Biciescuela Granada, que  ha contabilizado más de 150 puntos negros en los 20 Kilómetros existentes en Granada. El colectivo reivindica que el Plan de Movilidad Sostenible incluya la circulación de las bicicletas por la calzada en lugar de tratarlas como un «estorbo». Aboga, además, por la formación para evitar accidentes frente a la «falsa seguridad» de espacios reservados para el tránsito de ciclistas en las aceras.

Según Biciescuela Granada, en líneas generales el carril bici, con un metro de ancho por sentido de circulación, «resulta estrecho, ocupa zonas de seguridad y aglomeración peatonal, hace al ciclista invisible en los cruces ubicándole en el ángulo muerto, reduce su visión y lo incita a usar la acera cuando su itinerario finaliza».

carril bici en Avenida de América

El carril bici del Zaidín presenta más de una decena de deficiencias, según Biciescuela.

En zonas del Zaidín como la Avenida de América se dan problemas como que los contenedores ocupan parte del trayecto. Se trata de uno de los muchos ejemplos del peligro del carril bici en el barrio, donde «existen intersecciones muy complejas y con nula visibilidad o las señales se contradicen», entre otros inconvenientes detectados por esta asociación (ver de la página 119 a 194).

Según su presidente, Jordi Tatay, estos problemas desaparecerían si las bicicletas se trataran como un vehículo más, con derecho a circular por la calzada, en lugar de entenderlas como una «molestia». De ahí que, a su entender, sea «innecesaria» la inversión de 35 millones de euros en la creación de 133 Kilómetros de carril bici en la ciudad (de los que 42 discurrirían por la acera), como proyecta el Ayuntamiento.

Aparte de abogar por el mantenimiento de la calzada como espacio natural de la bicicleta, el colectivo defiende la creación de una red de aparcamientos seguros contra su robo, así como la formación ciclista como pilar fundamental para promover su uso como medio de transporte que aporta a su usuario y al conjunto de la ciudad importantes beneficios de salud, ambientales y económicos.

(17/09/2012)

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.