El reciclaje más solidario

Madre Coraje inaugura un mercadillo solidario en el Zaidín, donde necesita voluntarios que colaboren. El rastrillo, situado en la calle Navarra, es también un punto de recogida de materiales susceptibles de reciclar y artículos de segunda mano, donaciones con las que la ONG financia sus proyectos humanitarios.

madre coraje-zaidin

Interior del mercadillo solidario del Zaidín.

La estela de las personas que luchan por transformar su realidad puede cruzar fronteras, convirtiéndose en esa mariposa que al batir sus alas crea un huracán en otro extremo del mundo. “De lo local a lo global otro mundo es posible”, defendía María Elena Moyano, dirigente vecinal, activista social y feminista peruana a la que todos conocían como ‘la madre coraje’. Su lucha por los más empobrecidos de su país, principalmente niños y mujeres, logró traspasar fronteras. Precisamente para recordar su obra, la ONG ‘Madre Coraje’ tomó este nombre tras su cruel asesinato a manos de ‘Sendero Luminoso’.

madre coraje-zaidin

La ONG necesita voluntarios dispuestos a colaborar en el mercadillo solidario.

Desde octubre el proyecto humanitario de esta organización no gubernamental, basado en el reciclaje y el voluntariado, se ha extendido al Zaidín, donde ha abierto un mercadillo solidario de segunda mano en la calle Navarra similar al de Norte (plaza María Josefa Recio). “Queríamos darnos a conocer en este barrio porque aquí hay mucha participación, pero no teníamos apenas difusión”, explica Trini García Díaz, responsable del área de Voluntariado de Madre Coraje Granada.

Esta nueva tienda es también un punto de recogida de ropa, calzado, libros, juguetes, medicamentos no caducados y menaje, además de otros productos susceptibles de reciclar: aceite usado, radiografías, pilas, bolígrafos gastados, tóner y tinta de impresión o restos de aparatos electrónicos (RAE), como ordenadores, batidoras, televisiones, etc. que funcionen o no”, detalla García.

La prioridad –según señala- es llevar a Perú como ayuda humanitaria ropa etiquetada (las aduanas no dejan pasar si no conserva las etiquetas), jabón de sosa hecho con el aceite reciclado, medicamentos, aparatos médicos o algunos que puedan servir para realizar oficios, como máquinas de coser. “A demanda se envían juguetes educativos y libros, cuando por ejemplo nos comunican que están construyendo una biblioteca que los requiere”, cuenta.

Trini García (derecha), junto a Pilar Ruiz y Mari Ángeles García, voluntarias de la ONG.

Trini García (derecha), junto a Pilar Ruiz y Mari Ángeles García (centro), voluntarias de la ONG.

No todos los artículos de segunda mano en buen estado se pueden enviar a Perú. En esos casos se comercializan en los mercadillos solidarios como el del Zaidín o Norte “a un precio económico que beneficia también a la gente de la zona, bien por su situación desfavorecida, o porque rechace la cultura de consumo instalada en la sociedad occidental y, en lugar de comprar algo nuevo, prefiere invertir su dinero en dar una segunda vida a las cosas”, concreta la trabajadora de la ONG.

Los ingresos se destinan a proyectos en Perú, donde se respalda a asociaciones locales que trabajan con colectivos en riesgo de exclusión social (Infancia, tercera Edad, Mujer…) así como en ámbitos como la Educación o la Sanidad. Desde julio de 2013 la ONG colabora, además, en la iniciativa Escola Feliz para la construcción de un colegio en Mozambique, uno de los países más empobrecidos del mundo.

Para financiar estos proyectos Madre Coraje también vende los productos estropeados o susceptibles de reciclar (radiografías, los RAE averiados, pilas, bolígrafos gastados, etc.) “a empresas que gestionan esos residuos, con lo que, además, no se contamina el medio ambiente”, informa García.

Aunque la ONG centra sus proyectos en Perú, principalmente, en España colabora con asociaciones locales para “fomentar el trabajo en red y la ayuda mutua”, precisa. “Por ejemplo, si sabemos que Hermanitas de los Pobres reparte medicamentos y tenemos clasificados algunos que no van a llegar a Perú porque caducarán antes, los donamos. Con los alimentos perecederos sucede lo mismo. En estos casos, los enviamos al banco de alimentos”, afirma.

Voluntariado social

«Promovemos, por otra parte, el voluntariado social como una forma de desarrollo integral de las personas. Eso repercute en la creación de una cultura de solidaridad. Frente a la mentalidad consumista o la de quienes solo buscan su beneficio como meta, preferimos servir y ayudar», relata García, que anima a «hacer una pequeña inversión de tiempo por los demás» colaborando en el mercadillo solidario del Zaidín, donde necesitan ayuda. «Cada día estamos más solos en nuestra sociedad y en esta situación de crisis en la que no tienes trabajo y estás perdiendo derechos, ayuda mucho relacionarse con otras personas, apostar por un cambio de actitud para tender una mano como voluntario», propone la representante de Madre Coraje.

El fundador de la ONG, Antonio Gómez, decidió crear esta organización solidaria tras un viaje a Lima en el que contempló el horror que vivía el país: pequeños viviendo en la calle, inhalando pegamento, comiendo de la basura…; familias desposeídas… A su vuelta a España le fue imposible cerrar los ojos a esta terrible realidad. Decidió entonces enviar ayuda humanitaria, con la ayuda de la asociación de padres y madres a la que pertenecía. Así nació Madre Coraje, ONG avalada por la Fundación Lealtad por su transparencia, que a diario subraya con sus acciones las palabras de Maria Elena Moyano: «la revolución es luchar por una sociedad justa, digna, solidaria al lado de las organizaciones creadas por nuestro pueblo, respetando su democracia interna…”

Mercadillo solidario del Zaidín

Dirección: Calle Navarra
Horario: de 10.30 a 13.30 horas
Contenedores: Consulta los puntos de recogida de ropa y aceite usado de Madre Coraje

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.