Malimchi, la quita chicles de Teodoro

teorodo cabello máquina quita chicles

Teodoro Cabello, un vecino de la zona norte, ha inventado una máquina quita chicles que asegura es más efectiva que las técnicas que se usan para limpiar las calles de cualquier ciudad de estas manchas indeseables.

“Hace un par de años vi a unas brigadas en Granada que estaban quitando chicles. Uno de los operarios se quitó el guante y tenía la mano ensangrentada”, comenta el inventor de Malimchi.

A Cabello, un jubilado de 71 años, no le gustó aquella estampa y decidió ponerse manos a la obra para buscar una solución menos dolorosa: “Entonces pensé que lo mismo que ellos hacían con las espátulas, podría haber una máquina que lo hiciese”. Se informó de lo que había en el mercado y comprobó que en su mayoría empleaban disolventes que disimulan la mancha del chicle, pero no lo quitan.

Tras cuatro meses de trabajo, ha conseguido fabricar un aparato capaz de despegar el chicle del suelo sin necesidad de usar ningún producto químico ni agua caliente. El verdadero secreto de la máquina reside, según su inventor, en un rodillo de alambres de acero “muy bueno” que incorpora el aparato en la parte delantera derecha. Este cepillo es el único componente consumible del artilugio. Teodoro Cabello ha desarrollado dos variedades: con alambre más duro para suelos como granito o mármol, o con alambre más fino para suelos como el cemento. Al usar un freno que tiene en el manillar, la máquina desciende unos milímetros, lo que permite que el rodillo entre en contacto con el chicle y lo despegue.

Malimchi va acompañado de una antorcha de calor que funciona con gas capaz de ablandar los chicles más duros. “Dos o tres segundos de calor y fuera”, asegura Teodoro y se pone manos a la obra con su aparato.

El invento de Teodoro Cabello funciona con electricidad y su consumo es similar al de una máquina aspiradora normal, y puede utilizarse en la vía pública con un grupo electrógeno pequeño. Sus únicos gastos serían el de los rodillos de alambre y la energía que necesitan sus dos motores, uno para hacer girar el cepillo y otro que funciona como aspirador de los chicles que la máquina consigue despegar. En total, el gasto estimado es de 6 céntimos por minuto. En ese tiempo el artilugio puede quitar entre 6 y 15 chicles, dependiendo especialmente del operario que maneje el aparato, según su inventor.

Según cálculos que divulgó IU en noviembre pasado, limpiar las aceras de chicles le cuesta al Ayuntamiento de Granada 50 céntimos por chicle. Otra fuentes municipales estiman el coste del actual procedimiento en 14 céntimos. De ahí que la Malimchi de Teodoro implicaría un gran ahorro para las arcas públicas.

Ha tardado un tiempo en patentar y homologar la Malimchi. Ahora Teodoro Cabello, original de Colomera, está dispuesto a comercializar su máquina aunque también se plantea vender la patente a algún comprador. “Yo tengo ya 71 años, estoy operado de laringe y muchas ganas de pelea no me quedan, aunque si hay que crear una empresa para vender la máquina, pues la crearé”, apunta.

Él ha dedicado su vida profesional a la venta y fabricación de remolques y ha sido monitor de carpintería mecánica. De ahí le vienen las dotes de inventor, un calificativo que él rechaza con prudencia y humildad: “Jaja, yo no soy inventor, lo de la máquina quita chicles ha sido una casualidad”.

Comentarios en este artículo

  1. quisiera una demostracion y saber precio

    Juan mora
  2. Buenas noches soy Fernando Barbaran de Lima -Peru, muy interesante su maquina y tengo 04 preguntas.
    1- Por que no utilizo un solo motor tanto para el rodillo de alambre como para el aspirador?
    2- como hace para regular la altura del rodillo cuando este se va desgastando?
    3-cuantas horas de trabajo dura un rodillo?
    4-Como puedo comprarle una maquina?

    Fernando Barbaran Guillen

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.