El TSJA tumba el mapa de ruidos de Granada

El Ayuntamiento de Granada deberá reconducir el mapa de ruidos casi seis después de su aprobación en junta de gobierno local. El TSJA rechaza el recurso del gobierno municipal y le obliga a facilitar mayor información sobre los niveles de ruido en la ciudad.

Mapa del ruido de la ciudad de Granada.

Mapa del ruido de la ciudad de Granada.

La sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía ha confirmado la ilegalidad del mapa de ruidos de Granada, condenando al Ayuntamiento de Granada a pagar las costas del proceso frente a la Asociación Granada Contra el Ruido.

La sentencia del alto tribunal considera que la tramitación del mapa de ruidos se hizo de forma irregular y precisará de una nueva elaboración puesto que los resultados expuestos sobre su incidencia en la población eran erróneos, «encubriendo un exceso de exposición al ruido tal como se constató en informe de la Junta de Andalucía», asegura el abogado en representación de la Asociación Contra el Ruido, Antonio Vélez Toro.

El citado colectivo ciudadano interpuso un recurso contra el acuerdo de la junta de gobierno local del Ayuntamiento de Granada con fecha de 17 de octubre de 2008 porque entendía que el mapa de ruidos no había pasado el trámite de información pública de forma correcta. Aunque se sometió a consulta ciudadana y se llegó incluso a publicar en el BOP, no se ofrecieron todas las garantías para la presentación de alegaciones. De hecho, una ciudadana solicitó el mapa de ruidos dos días después del inicio del plazo de información pública -que por ley debe someterse al periodo de un mes- pero no le entregaron la documentación hasta quince días después y de forma parcial.

 

El Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 2 de Granada estimó en abril de 2011 el recurso de la Asociación Granada contra el Ruido y declaró nulo el proceso administrativo, retrotrayendo el expediente al trámite de la anterior a la información pública.

El Gobierno local que preside José Torres Hurtado presentó un recurso de apelación contra el fallo que ahora la sección tercera de la sala Contencioso Administrativo del TSJA rechaza en base a un informe de la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente de la Junta de Andalucía. En dicho documento -según se recoge en la sentencia- «existen deficiencias en cuanto a la determinación de los valores de los índices acústicos existentes o previstos en cada una de las áreas de sensibilidad acústica afectadas, así como en los valores límites y objetivos de calidad acústica».

De acuerdo con el contenido del mapa se deducía -según consta en el informe de Medio Ambiente- que durante el día 41.800 personas estaban expuestas a más de 65 dBA, 40.300 durante la tarde y 78.800 por la noche. Las cifras contrastaban con las que los responsables municipales difundieron a través del diario Ideal en 2008, que «20.000 personas sufrían niveles que se consideran nocivos para la salud y otras 220.000 vivían por debajo de esos niveles», si bien los técnicos de la Junta desconocían los criterios para calcular estos datos. Desde Medio Ambiente también se hacía constar que el hecho de que no abordara en ninguno de los documentos la forma de para reducir el ruido, un «reconocimiento tácito de cierto incumplimiento de los objetivos acústicos en la ciudad de Granada».

El Ayuntamiento de Granada deberá reconducir el mapa de ruidos casi seis después de su aprobación en junta de gobierno local, un varapalo que le obliga a facilitar mayor información sobre los niveles de ruido en la ciudad que echaba en falta la Asociación Granada contra el Ruido.

(3-9-2014)

 

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.