Rajoy, por la puerta de atrás

El presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, clausura anticipadamente el XIII Congreso del PP andaluz. Con esta maniobra elude la concentración de protesta que se había organizado. A pesar de ello, cerca de medio millar de personas se acercó al lugar aunque no pudieron aproximarse debido al despliegue policial.

Protesta visita Rajoy

Algunos de los ciudadanos indignados con la visita de Rajoy para clausurar el Congreso PP-A

No es momento de avergonzarse, ha venido a decir hoy a sus militantes el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante la clausura del Congreso Regional del PP-A, del que ha salido reforzado Juan Ignacio Zoido como líder andaluz en sustitución de Javier Arenas. «Podéis salir de aquí con la cabeza muy alta. Trabajamos para los que protestan».

Minutos después de pronunciar estas palabras, Rajoy abandonaba el Palacio del Congresos de Granada por la puerta de atrás, en medio de un despliegue policial inusitado que no parecía ni mucho menos improvisado. Muchos de los que allí presentes, ciudadanos indignados con los recortes del Gobierno del PP, consideraban que el cambio de agenda de Rajoy, que tenía previsto cerrar el congreso regional el domingo, estaba desde el primer momento planificado para evitar los abucheos de los funcionarios que el pasado viernes se concentraron a escasos metros del Palacio de Congresos y que tenían previsto repetir mañana.

Protesta

Agentes de la Policía desplegados en la zona.

Desde el PP se ha justificado el adelanto en el hecho de que «no es momento de fiestas y celebraciones». Pese a ello, cerca de medio millar de personas se han dado cita en la explanada cercana al río Genil. Aproximarse al Palacio era imposible. La Policía acordonó la zona con vallas, cortó el tráfico de la rotonda y desplegó decenas de agentes para impedir que nadie se acercara si no era con la acreditación al Congreso del PP.

Con ello se neutralizaba el efecto que pudiera tener la protesta. Si, además, a los fotógrafos y cámaras que se encontraban en el interior del congreso se les impedía acercarse a los manifestantes, la protesta se quedaba en algo residual, sin apenas visibilidad.

El PP no quería pasar por el mal trago de que sus líderes fueran increpados e insultados en el momento de acceder al Palacio de Congresos. Eso pasó el viernes con la protesta convocada por los funcionarios de seguridad, entre ellos muchos agentes del orden que dejaron ese día el uniforme en casa para salir a protestar. Algunos ciudadanos vinculados al movimiento 15M que se acercaron a apoyarles, les recordaban quiénes eran los «antisistemas», los mismos a los que multaban meses atrás.

(Este video de Artetempus es lo suficientemente ilustrativo)

«Cobarde»

Una de las palabras más escuchadas en la protesta de esta tarde ha sido la de «cobarde», dirigida a Mariano Rajoy al que dedicaron numerosos insultos. Algunos militantes del PP se asomaban desde la azotea del palacio para cruzarse con los manifestantes cortes de manga y peinetas.

Rajoy salió por donde entró, por la puerta de atrás. Mientras, los militantes del PP lo hacían por la principal, de forma ordenada y siempre protegidos por la Policía que en todo momento tuvo controlada la situación. «No es momento para avergonzarse», arengaba a los suyos un presidente que difícilmente podrá eludir los gritos de reprobación allá donde vaya.

(14-7-2012)

Comentarios en este artículo

  1. Es triste que a estas alturas de la película todavía estemos haciéndonos la cama entre nosotros. Yo he sido testigo de como uno de los sindicatos de policía haciendo de correveydile de fuentes tiraron por tierra una concentración contra la ampliación horaria, diciendo que csif y ccoo se habían desvinculado de la protesta y así crear confusión y debilitar las fuerzas. VENDIDOS, LAMECULOS, HIPOCRITAS

    Bombero indignado

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.