El museo del Sacromonte hace memoria

El Museo Cuevas del Sacromonte cumple su 15 aniversario y lo hace con la programación de rutas guiadas y debates en torno al barrio y el Valle del río Darro. El museo se ha consolidado como un espacio cultural más de la ciudad.

Museo Cuevas del Sacromonte

El Museo Cuevas del Sacromonte, enclavado en el barranco de los Negros, cumple 15 años de actividad como espacio cultural en torno al hábitat troglodita. Lo celebra con una serie de paseos guiados y con encuentros para el debate sobre la situación del Sacromonte y el Valle del río Darro.

En estos años el museo se ha hecho un hueco en la oferta cultural de la ciudad como espacio etnográfico que recrea los usos y costumbres de los antiguos pobladores de las cuevas, y como lugar para el desarrollo de actividades culturales al aire libre. Cuenta, además, con un aula de la naturaleza para conocer la singularidad de todo el valle del Darro, también conocido por Valparaíso.

“El museo es ya memoria de la cultura en la ciudad de Granada”, asegura Miguel Berbel Vera, uno de los cinco socios de la asociación sociocultural Vaivén Paraíso, el colectivo que obtuvo en el mandato de Gabriel Díaz Berbel la concesión administrativa de este espacio -propiedad municipal- por un periodo de 20 años.

Pero más allá de su labor museística y pedagógica, el museo ha contado en los últimos años con una programación cultural estable, que arranca con la romería de San Cecilio y se prolonga durante el verano con cine al aire libre y un festival de flamenco cada vez más consolidado.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El embrujo de este privilegiado enclave ha seducido también a muchos artistas. Aquí se rodaron algunas escenas de ‘Herencia flamenca’, el documental dirigido por Michael Meert y protagonizado por Ketama y la familia Habichuela. En otra noche inolvidable del verano de 2003 tuvo lugar el primer homenaje que, tras su muerte, se le hizo a Joe Strummer, el líder de The Clash, en el que estuvo presente su compañero de banda y también guitarrista Mick Jones. O mucho más reciente, la presentación de la banda Los Evangelistas o la grabación de un videoclip de Amparanoia, además de servir de escenario a figuras flamencas consagradas como Marina Heredia, Jaime El Parrón, El Niño Charico, Mario Maya o Paco Cortés, entre otros.

Recuperación

Miguel Berbel cuenta que hace tres lustros el lugar era una zona degradada de cuevas que el propio Ayuntamiento había clausurado por su mal estado de conservación y para evitar su ocupación. “Nos comprometimos a adecuar el espacio dotándolo de servicios y a dar a conocer el entorno social y cultural de la gente que lo habitaba, sus oficios tradicionales y su relación con el entorno físico”, recuerda Berbel.

Primero se hizo una labor de investigación bibliográfica y se contactó con los vecinos que habían vivido en el lugar y que, tras las inundaciones de 1963, fueron realojados en otros barrios. “Queríamos disponer de información de primera mano, también hicimos una exploración con turistas para ver si les resultaba atractivo”.

Con posterioridad se adquirió el mobiliario y los enseres de las distintas cuevas (la casa vivienda, cuadra, fragua, cocina, cueva de cerámica, cestería, cueva de la naturaleza y una dedicada al flamenco del Sacromonte) gracias al apoyo de vecinos, familiares y amigos que, en mucho casos, cedieron parte de sus pertenencias. «La colección museográfica se ha ido enriqueciendo con la aportación de la gente. En todo momento ha sido un proyecto muy colaborativo donde la gente venía a echar horas para tratar de ayudarnos”. Dos años después de la firma de las escrituras y, tras la recuperación de las cuevas, el museo abrió sus puertas al público, por el que ya han pasado más de 300.000 personas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Además de Miguel Berbel, al frente del museo están Juan Hueto Jurado, Ramón Cantón, José Manuel García Aguilar, Carmen Berbel y Francisco Navarro Lizana.

Todos ellos confían en poder continuar con la gestión “inmaculada” del museo. La idea, cuando cumplan los 20 años de explotación del espacio, es presentar un “proyecto de ampliación” que pasa por “recuperar las cuevas del entorno y tener un mayor papel en el desarrollo medioambiental del valle con la programación de actividades”.

Ahora –dicen- toca celebrar el 15 cumpleaños para lo cual han organizado rutas guiadas y una serie de debates sobre el Sacromonte. De forma paralela han puesto en marcha una campaña de recogida de firmas para que se reconozca el papel que viene desempeñando el museo “en la dinamización cultural, social, educativa y medioambiental” de Granada.

También se está a la espera de que el Ayuntamiento proceda al arreglo del camino principal para acceder al museo tras el derrumbe ocurrido a finales de marzo del pasado año. Ello no ha impedido que permanezca abierto al público durante este tiempo. Aquellos que todavía no conozcan este espacio troglodita pueden acceder a él a través del edificio de la Chumbera.

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.