No hay parking en el horizonte

La concejal de Urbanismo, Isabel Nieto, desiste en la intención municipal de construir un aparcamiento público en el Realejo, según dice, por las «pegas» que interpone la Junta.

El parking en el Realejo parece más lejano

El Ayuntamiento desiste en construir un parking en el Realejo. Lo hace, según explica la concejal de Urbanismo, Isabel Nieto, porque la Junta de Ancalucía lo ha frustrado poniendo «pegas» insalvables. Nieto explicó ayer, jueves 20 de octubre, que la delegación de Cultura de la Junta ha devuelto el expediente municipal para construir un parking público de 325 plazas en la calle Santiago, debajo del Colegio del Rosario, pidiendo al Ayuntamiento matizaciones y cambios para poder llevarlo a cabo. La respuesta del Consistorio ha sido rendirse y archivar el expediente, afirmando que algunos de esos cambios pedidos por la Junta son «técnicamente» imposibles.

Los enfrentamientos de los últimos años entre Urbanismo (Ayuntamiento) y Cultura (Junta) dan para una novela en varias partes. Sin embargo, con la decisión de Nieto anunciada ayer, se cierra cualquier posible vía de resolución para la construcción de una de las primeras necesidades del barrio, si no la primera, como aseguró el presidente en funciones de la Asociación de Vecinos, Paco Cordones, en las pasadas Fiestas del Realejo. Ya se intentó construir hace cuatro años un parking debajo de otro colegio, el José Hurtado (calle Molinos), pero en este caso era necesario el derrumbe del centro y su cierre durante dos años (en principio) y la Asociación de Madres y Padres presionó con protestas; la Junta frustró este intento también. Se ha hablado de construirlo en el Campo del Príncipe, también en la plaza del Realejo, pero no hay forma.

Lo cierto es que el barrio es muy complicado para la construcción de un gran aparcamiento, por su fisonomía, la angostura de sus calles, el tipo de empedrado. Fue el pasado mes de agosto cuando el Ayuntamiento ejecutó unas obras de reparación del pavimento en la misma calle Santiago en la que pretendía construir este aparcamiento. Dichas obras se realizaron porque el intensísimo tráfico de los últimos años (la desviación de los autobuses de la Alhambra, los camiones de las obras de las reformas de los domicilios, los cambios en el tráfico) había empeorado el empedrado seriamente. Costaron casi 33.000 euros. ¿Sería posible que la calle Santiago, con estos problemas instaurados, asuma el tráfico de un parking público subterrráneo de 325 plazas en cuatro plantas, con sus entradas y sus salidas justo debajo de un colegio público?

Hay quien también quiere ver intenciones políticas en esta decisión, quizás electorales -aunque suena un poco lejano introducir el parking del Realejo entre Rajoy y Rubalcaba-. Lo cierto es que en el horizonte no se ve un parking en el Realejo. ¿Qué institución es la que ha abandonado al barrio? ¿El Ayuntamiento, la Junta, o las dos?

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.