Nuevos huertos para los vándalos

Pocos días después del anuncio de la adjudicación inminente de los huertos que quedan libres en el Parque de las Alquerías de la Chana, los propietarios de los terrenos ocupados muestran su desánimo por los constantes destrozos y robos que se producen en las parcelas sin que el Ayuntamiento ponga remedio a esta situación, que han denunciado en numerosas ocasiones.

Huertos del Parque de las Alquerías, en la Chana

Vista de los huertos del Parque de las Alquerías

Hace sólo un par de días el Ayuntamiento anunciaba la inminente adjudicación de las parcelas de cultivo que aún quedan libres en el Parque de las Alquerías de la Chana. Mientras los aspirantes a la titularidad de las pequeñas porciones de tierra preparan la documentación necesaria para hacerse con la gestión de uno de los huertos, los que, desde hace casi un año, ya cuentan con su espacio de cultivo, desesperan por la dejadez del Ayuntamiento ante los constantes robos y destrozos que se producen en los huertos.

Casi desde su estreno, los titulares de las parcelas han reivindicado el incremento de las medidas de seguridad para evitar los destrozos que, desde entonces, «se producen a diario». Los tomates, las sandías y los pimientos han aparecido en muchas ocasiones apilados en el suelo, fruto del ataque de los vándalos que, sin más deseo que el de destrozar, se han ocupado de ir minando la ilusión que los jubilados han depositado en sus pequeños espacios de cultivo.

Árboles partidos, candados destrozados, frutos cortados antes de tiempo… son las consecuencias de la falta de seguridad en el Parque de las Alquerías, donde no existe vigilancia nocturna. Las parcelas, además, están rodeadas por pequeñas vallas de madera que conforman una preciosa estampa a la europea pero que, en estos meses, han demostrado con insistencia  su falta de eficacia para proteger estos espacios del ataque de desalmados.

Destrozos en el Parque de las Alquerías de la Chana

Imagen de archivo de algunos de los destrozos en los huertos del Parque de las Alquerías

Los propietarios de los huertos se han reunido con representantes municipales en múltiples ocasiones para tratar de encontrar una solución a este problema, pero las promesas del Ayuntamiento no llegan a cumplirse nunca. «Al parecer, una empresa se ofreció para colocar vallas más altas a cambio de que en ellas apareciera su anagrama, pero por lo visto no puede haber publicidad dentro del parque», explicaba uno de los afectados a GranadaiMedia.

«Las parcelas que aún no se han adjudicado también sufren el ataque de los vándalos y de ellas no se ocupa nadie»

Aunque siempre ha existido disposición por parte del Ayuntamiento para acabar con la falta de seguridad, lo cierto es que todo se ha quedado en eso, en una declaración de buenas intenciones que no llega a cumplirse nunca. Y ahora que se van a adjudicar las nuevas parcelas, la situación sigue siendo la misma. «Los que tenemos cultivos nos ocupamos de ir reparando los destrozos que van ocasionando, pero las parcelas que aún no se han adjudicado también sufren el ataque de los vándalos y de ellas no se ocupa nadie».

La ilusión se va perdiendo poco a poco, según explican los propietarios de los huertos. Las parcelas requieren trabajo, esfuerzo e incluso una inversión económica, y ahora que se aproxima el tiempo de recolecta de algunos frutos (las habas, por ejemplo), los dueños de los huertos temen que, una vez hecho todo el trabajo, los frutos desaparezcan de la noche a la mañana como viene ocurriendo hasta la fecha. Hasta tal punto ha llegado la situación que incluso han llegado a plantearse engregar las llaves y olvidarse de una iniciativa que, últimamente, no les trae más que disgustos.

«Los daños se producen un día sí y otro también», explica uno de los afectados, que afirma que «el último ha sido el destrozo de la puerta de una de las parcelas». No se sabe hasta dónde llegará la paciencia de quienes resultaron agraciados con la concesión de uno de estos huertos, pero los afectados confían, a pesar de todo, en que se ponga una solución para que un proyecto «tan bonito e ilusionante como éste» no termine «en saco roto».

(07-03-2012)

Comentarios en este artículo

  1. Tanto si son menores como mayores, aquellos delincuentes que se dedican a este y otro tipo de destrozos, deben pagar a la sociedad con trabajos los daños causados a la misma y nada de comida y cama gratis en centros de menosres ni carceles en las que nunca ingresan.»Hay barrios y calles de Granada donde la limpieza brilla por su ausencia».

    antonio sanchez bono

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.