Polémica por el reparto de fondos en la Chana

La propuesta de actividades por parte de los vocales del PP en la junta de distrito de la Chana para entrar en el reparto de fondos que el Ayuntamiento destina a los barrios para este fin desata la polémica entre los asistentes.

Junta municipal de distrito de la Chana, marzo de 2013

Imagen de la junta municipal de distrito del 12 de marzo, en el Cerrillo de Maracena

¿Pueden los partidos políticos presentar propuestas de actividades para un barrio y entrar en el reparto de fondos que el Ayuntamiento destina a estos fines? Esta fue la pregunta estrella de la pasada junta municipal de distrito de la Chana, una cuestión que surgió de una polémica después de que los vocales del Partido Popular en la mesa presentaran varios proyectos para que se debatiera su inclusión en los presupuestos para actividades.

Fue Miguel Ángel Madrid, vocal del PSOE en la junta de distrito del barrio, el primero en cuestionar este asunto, y así se encendió una mecha que dio para un rato de discusión. Para Madrid, debería dejarse en manos de los colectivos vecinales, «que para eso hay muchos en el barrio», la propuesta de actividades, pues «son ellos quienes deben decidir y gestionar los fondos», según defendió.

Por su parte, los vocales del PP dejaron claro que tan sólo se estaban haciendo eco de peticiones de vecinos que, bien porque no forman parte de ningún colectivo o bien porque no conocen las vías para gestionar estos asuntos acudieron a ellos para que trasladaran sus peticiones a la mesa.

Las propuestas presentadas por el Partido Popular fueron tres: un concurso de fotografía sobre el distrito Chana, con una petición de 600 euros para la adquisición de premios; un certamen de teatro solidario, con una dotación de 1.300 euros para los galardones; y una campaña informativa y de sensibilización sobre el alzheimer, con un presupuesto de 500 euros. Salvo esta última, respaldada por una asociación cuyo representante se encontraba en la sala, nunca se dijo qué otros vecinos o colectivos habían solicitado la realización del resto de las actividades.

El PP no llegó a aclarar en nombre de qué colectivos hacían sus propuestas para incluirlas en los fondos que el Ayuntamiento destina a actividades culturales en los barrios

Y ahí está el quid de la cuestión. Para muchos de los presentes en la junta de distrito, que un partido presente propuestas, incluso cuando es en nombre de otros, no es la vía más acertada. Pero incluso si se deciden a hacerlo, como mínimo, habría que conocer quiénes son los demandantes de esas actividades, quién las va a organizar, cómo se van a gestionar y quién se va a hacer cargo del pago inicial de las facturas, pues el Ayuntamiento concede los fondos a posteriori, una vez que las actividades se han llevado a cabo y se han presentado los correspondientes recibos.

Pese a que la discusión fue amplia, no llegó a concretarse en ningún momento quién o quienes estaban detrás de esas propuestas y puesto que el tema se alargaba demasiado y aún no se había hecho reparto alguno de fondos se optó por una solución provisional y conciliadora. De todas las actividades presentadas, se aseguraron 3.000 euros a las colonias de verano de Santa María Micaela, por su larga tradición en el barrio. Para el resto del dinero (unos 5.500 euros) se decidió un reparto entre los tres grandes barrios del distrito (Chana, Cerrillo de Maracena y Bobadilla) por el que al primero se le otorgarían 2.500 euros, dado su mayor volumen de población, y a los otros dos 1.500 respectivamente.

A partir de ahí, serán los representantes vecinales de cada barrio quienes decidan qué actividades quedan dentro y qué otras se excluyen para poder ajustarse al presupuesto. Será en la próxima junta municipal de distrito cuando se conozca la distribución de los fondos.

(13-03-2013)

 

Comentarios en este artículo

  1. Este es el siguiente paso para que el partido que gobierne, este u otro, controle hasta las pequeñas cantidades que pueden administrar las aavv. Las juntas de d. nacen para descentralizar la administración municipal y que los ciudadanos, representados por las asociaciones, administraran parte de sus propios presupuestos.Al final, se han quedado vacías de contenido y de autonomía.

    Andres
  2. ¿Pero es que hasta en las reuniones de vecinos tienen que meter las zarpas los partidos políticos, para ver lo que pueden rascar?

    De verdad que esto es increíble; me parece un síntoma claro del déficit democrático que arrastramos en este país desde tiempos del «tío Paco», donde los tentáculos del Movimiento Nacional llegaban a todos los rincones de la vida social…

    En sociedades avanzadas y verdaderamente democráticas cunde el asociacionismo cívico, ajeno al circo partidista al que estamos acostumbrados. Si permitimos que los partidos se apoderen de todo, los ciudadanos quedaremos más indefensos y a merced de lo que decidan los gerifaltes de turno.

    Esta crisis empieza por una crisis de democracia.

    Bert

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.