Los libros ‘toman’ las calles por Las Palomas

Los vecinos improvisan ‘bibliotecas’ en distintas zonas de la ciudad para reivindicar la reapertura de este espacio cultural. La plataforma contra el cierre exige que Junta y Ayuntamiento dejen de desentenderse.

biblioteca de las palomas

Biblioteca improvisada en la Fuente de las Batallas.

La realidad no solo supera la ficción. También puede ganarle en paradojas o, al menos, igualarla. Si en el 1984 de Orwell el Ministerio de la Verdad era el encargado de reescribir la historia, convirtiendo el pasado en una mentira, fuera de las páginas de la novela la Unesco premia «a un Ayuntamiento que cierra bibliotecas» al reconocer a Granada como ciudad de la Literatura. Así lo ha visibilizado la plataforma ciudadana por la reapertura de las Palomas en una original acción de protesta en la que ha vuelto a sacar los libros a la calle para denunciar que Junta y gobierno local «sigan desentendiéndose» de este espacio cultural, por el que el barrio lleva luchando más de tres años.

biblioteca de las palomas

Los vecinos critican que la Unesco premie a un Ayuntamiento que cierra bibliotecas.

Para denunciar el «abandono» y el «desinterés por la Cultura» en el Zaidín por parte de ambas administraciones el colectivo ha improvisado bibliotecas ambulantes en distintos puntos ciudad -Caleta, Subdelegación del Gobierno, Reyes Católicos, la Fuente de las Batallas, la plaza Bib-Rambla y la del Carmen. Con cajas de frutas convertidas en estanterías llenas de libros los vecinos han acercado la lectura a estos espacios públicos de la ciudad. Una simbólica metáfora de la falta de medios con la que actualmente el pueblo gestiona la biblioteca, ocupada desde diciembre de 2012. «No funciona ningún enchufe, por lo que no podemos colocar estufas, pese al frío. Esta situación impide que los niños que intentan estudiar en las Palomas dispongan de condiciones dignas», criticó la plataforma.

El colectivo ciudadano, que ha comenzado una nueva recogida de firmas para exigir la reapertura de las Palomas -ya entregó más de 10.000 con este mismo propósito– recordó el contenido «del manifiesto de la IFLA/Unesco para las bibliotecas públicas municipales», donde se habla de este espacio cultural como «paso obligado del conocimiento» que «constituye un requisito básico de la educación permanente, las decisiones autónomas y el progreso culturas de la persona y los grupos sociales».

Plataforma por la reapertura de la biblioteca: «No funciona ningún enchufe, por lo que no podemos colocar estufas, pese al frío»

Precisamente para fomentar la educación y la conciencia crítica en la zona más empobrecida del barrio y, por ende «donde más se necesitan los libros», los vecinos reclaman que las Palomas vuelvan a convertirse «en una biblioteca pública». Exigen en este sentido que la delegada provincial y el concejal de Cultura, Ana Gámez (PSOE) y Juan García Montero (PP) «dejen de mirar para otro lado».

La plataforma lamenta que el Ayuntamiento respondiese a las protestas ciudadanas primero con la fuerza y, posteriormente, desprendiéndose del problema al devolver la titularidad del espacio a la Junta. Si bien el Gobierno andaluz apoyó las reivindicaciones vecinales mientras la pelota estaba en el tejado del gobierno local, ahora «lleva dos años mareándonos», censura. Pese al sentimiento de orfandad, el barrio no está dispuesto a darse por vencido. Y hoy ha vuelto a sacar los libros a la calle para convertir los espacios públicos en esa verdadera ciudad de la literatura.

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.