Al «calor» de la Cultura

Usuarios de la biblioteca Francisco Ayala se quejan de que el edificio vuelva a estar sin climatización, pese a carecer de ventanas. Cultura confirma que la desconexión de los aparatos responde a la política de ahorro energético en edificios públicos determinadas épocas del año.

biblioteca Francisco Ayala

Alumnos preparan los exámenes de junio en la biblioteca Francisco Ayala.

El acceso a la Cultura ha vuelto a convertirse en una «batalla contra el termómetro» en la biblioteca Francisco Ayala. Así lo denuncian los usuarios del espacio cultural del Zaidín, «de nuevo» sin aire acondicionado, en esta ocasión «desde mediados de abril», coincidiendo con «el aumento de las temperaturas y una de las épocas de máxima afluencia». De hecho, los aparatos dejaron de funcionar justo antes de que arrancaran las actividades programadas para conmemorar el Día del Libro, cuando las salas «estaban llenas a diario», advierten los afectados, en su mayoría estudiantes que acuden habitualmente a sus instalaciones.

La ausencia de climatización no se debe a una avería, como en teoría sucedió en septiembre, cuando los universitarios se vieron obligados a «sudar la gota gorda» para preparar sus exámenes. Entonces Urbanismo achacó el problema a la necesaria reparación de los aparatos, que no refrigeraban bien el edificio.

El olor a humanidad empieza a ser un problema, como ya ocurrió en septiembre, porque por limpio que estés, con tanto calor es imposible no sudar

Fuentes cercanas a la biblioteca apuntaron, por su parte, que más allá del deficiente funcionamiento, ya subsanado, la desconexión de los aparatos responde a la política de ahorro energético en los edificios públicos en épocas en las que las temperaturas suelen suavizarse. El motivo es idéntico, en esta ocasión, según aseguran.

Y aunque el frío «se sobrelleva», el aumento del mercurio «cuesta bastante más», admiten. El problema es que la biblioteca carece de ventanas. Por su orientación, el sol le incide durante toda la tarde, además. Tampoco cuenta con persianas en determinadas zonas, como el área de prensa, para la que ya se han solicitado. Estas condiciones la convierten en «una sauna», sobre todo cuando las salas se llenan, recriminan los habituales. «El olor a humanidad empieza a ser un problema, como ya ocurrió en septiembre, porque por limpio que estés, con tanto calor es imposible no sudar», refieren los usuarios,»muy pendientes» de la apertura de la sala de lectoescritura, la única con ventanas. No obstante, este espacio se reserva para actividades grupales, previa petición, y solo se mantiene disponible en época de exámenes, en caso de que el resto de espacios estén saturados.

Para que el ambiente esté menos cargado, los responsables de la biblioteca han conseguido, al menos, que el gobierno local apruebe el mantenimiento en modo reciclaje de los aparatos de refrigeración, lo que permite renovar el aire ante la ausencia de ventilación. El método no rebaja, sin embargo, los grados, lamenta el público, que suma a este problema el «limitado horario de uso de este espacio cultural», solo abierto por las tardes en esta época, insisten.

«Ya que cerraron la otra biblioteca [en referencia a las Palomas], deberían mantener ésta en condiciones y no infrautilizarla, obligando a los estudiantes del Zaidín a desplazarse para acceder a este servicio», sostiene uno de ellos, cuya opinión es compartida por buena parte de los lectores.

El concejal de Cultura, Juan García Montero, confirma que la ausencia de aire acondicionado obedece al ahorro energético determinadas épocas del año. «Es un compromiso con el medio ambiente que se pone en práctica en todos los edificios municipales, desde el despacho del alcalde hasta la última dependencia», asegura el edil, para el que las quejas tendrían sentido en las Palomas, por el «precario» estado en el que se encontraba, pero no en la Francisco Ayala , la «más importante de la red de bibliotecas de la ciudad, con unas instalaciones super modernas y acondicionadas». «Se trata de la joya de la corona, un referente en cuanto animación a la lectura y visitas», subraya. Resalta, por otro lado, que la falta de climatización es «temporal». «Dentro de unos días se volverá a conectar, al igual que en el resto de edificios municipales», afirma.

(20/05/2014)

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.