Rastrillo solidario con filosofía ‘zen’

El centro cívico del Zaidín acoge hasta el próximo 18 de febrero un mercadillo solidario a beneficio de la Casa de Cuna de Bamako (Malí). Con esta iniciativa, Shen Granada pretende recaudar fondos para el envío de alimentos, principalmente leche, a este orfanato que sufre la carestía de comida generalizada en el país.

 

Rastrillo solidario organizado por Shen Granada en el centro cívico del Zaidín.

“Un millón de niños pueden morir de hambre en primavera. Más de 10 millones de personas están agotando sus reservas de alimentos y existen 2,6 millones de casos de desnutrición aguda”. Con estas dramáticas cifras describía El Mundo hace apenas dos semanas la precaria situación que sufren países como Malí, Níger, Mauritania, Burkina Faso y Chad. La noticia no ha pasado inadvertida para Shen Granada, una asociación sin ánimo de lucro del Zaidín, que ha decidido organizar uno de sus rastrillos solidarios anuales a beneficio de la Casa de Cuna de Bamako, un orfanato de la capital de Malí.

Carmen Donaire (izqda) junto a dos voluntarias de Shen Granada.

Antigüedades, libros, artesanías y accesorios elaborados a mano o ropa son algunos de los artículos que este colectivo comercializa en el centro cívico del barrio hasta el próximo 18 de febrero (de lunes a sábado de 10.00 a 14.00 y de 17.00 a 21.00 horas) para colaborar con esta institución. “Nuestro objetivo es conseguir fondos para el envío de alimentos, principalmente leche, ya que están muriendo niños de inanición por falta de comida”, lamenta Carmen Donaire, presidenta de la asociación.

Hace ya más de una década que Shen Granada, con sede en el barrio, organiza varios rastrillos solidarios anuales para cooperar con distintas causas humanitarias. Con este propósito, sus socios y voluntarios recolectan enseres que la gente dona durante todo el año, cuenta Carmen. “Tras su puesta en venta, si sobran artículos de primera necesidad como mantas, ropa o mobiliario los repartimos entre las distintas oenegés de la ciudad”, detalla la presidenta del colectivo, que colabora con Calor y Café, Remar o la asociación Amigos de los Animales, entre otras.

En el rastrillo se comercializan antigüedades, principalmente.

Sus proyectos –relata- varían “en función de las alertas humanitarias” que detectan. Así, tras el terremoto de Haití –cita como ejemplo- organizaron rastrillos a beneficio de los damnificados. Para financiar estas iniciativas también desarrollan cursos de meditación, reiki, tai chi y yoga, entre otras disciplinas orientales.

“Nuestro lema es ayuda para ayudarte”, señala Carmen, que decidió fundar Shen Granada junto a otros tres socios hace más de 10 años por el apoyo que encontraron en la filosofía oriental, reconoce. “Los cuatro hemos pasado muchas dificultades en la vida y la práctica del yoga, entre otras actividades, nos ha aportado mucho. Por eso pensamos que podían resultar beneficiosas para otras personas”, concluye.

(09/02/2012)

Comentarios en este artículo

  1. […] paliar la necesidad de alimentos, pero en este caso de la Casa Cuna de Bamako (Malí), se celebra un rastrillo solidario en el Zaidín, relata […]

    Con el esfuerzo y los bolsillos rotos por las oposiciones | Granada despierta

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.