‘Realejo racing’: ¿Se puede limitar la velocidad?

El área de Movilidad del Ayuntamiento afirma que el suelo empedrado de calle Santiago no se puede levantar para poner badenes. Mientras tanto, conductores temerarios recorren esta calle tan estrecha a 70 km/h.

Tráfico en Calle Santiago

El caso más sangrante puede que sea el de la calle Santiago, pero no es el único. Hay varias calles en el Realejo, derechas y poco transitadas, que invitan a los ‘fitipaldis’ a alcanzar velocidades de entre 50 y 60 kilómetros por hora (cuando la limitación de la DGT para casco urbano son 30 km/h). «Llega a ser peligrosísimo, hay conductores que aprovechan la cuesta de entrada a la calle y que es derecha para coger velocidades de vértigo, y la acera es demasiado estrecha. No es un entorno seguro». Lo dice un vecino que vive en dicha vía, consciente de que otros ya han ido al Ayuntamiento a pedir una solución. Cuando se habla de aceras estrechas, la referencia es uno de los puntos de la vía, que tiene este corte.

Estrechez en calle Santiago

A esto hay que añadir la presencia del colegio Nuestra Señora del Rosario o de la guardería Duende, cuyos niños tienen que cruzar la calle cuando pueden. En el primero de ellos ya han probado un sistema de señales de mano con las que los propios alumnos avisan a los conductores de que van a cruzar por el paso de cebra.  Además están los problemas de ruido que generan los coches que van rápido sobre un asfaltado de este tipo. ¿Cuál es la solución más fácil? Instalar badenes que limiten la velocidad ‘por imperativo legal’ parece más accesible que radares, cámaras de fotos o policías vigilando todo el día. Badenes es lo que varios vecinos han pedido en el consistorio ante la concejalía de Movilidad y la respuesta ha sido la misma que ha encontrado GranadaiMedia al preguntar: «Al tratarse de una calle con empedrado especial en un barrio con mucho patrimonio, tocar el suelo no es sencillo». Uno de los vecinos responde a esta excusa: «Pues anda que cuando hay que meter un cable de alguna compañía no dudan en levantar los adoquines. Que tampoco es una calzada romana, hombre». Mientras se encuentra remedio, habrá que recorrer las calles de acera estrecha con un ojo a la espalda.

Comentarios en este artículo

  1. Vivo en el barrio con mi familia. No solo es increíble la velocidad de los coches por la calle Santiago, sino también la cantidad de motoristas que invaden las aceras de la calle molinos para «sortear» los atascos. ¡Indignante!

    Chelo Luna
  2. Gracias por comentar, Chelo. Habrá que buscar una fórmula que desanime a los Fernandos Alonsos del Realejo. ¿Cámaras como las de las calles de acceso restringido? ¿Más señales? ¿Badenes? ¿Semáforos? Alguna solución tiene que haber.

    Luis Arronte
  3. […] mal estado de la calle Santiago es una de las reivindicaciones vecinales más comunes. Aunque en principio parezca afectar a poca […]

    Obras en Calle Santiago, Realejo, Granada | GranadaiMedia

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.