Recortes en Fondo de Bikini

Unos 60 niños de la Zona Norte (perdón, de Fondo de Bikini) disfrutan de la escuela de verano que coordina la Fundación Secretariado Gitano con el apoyo del Foro Infancia y Juventud y la colaboración económica del Ayuntamiento y Cruz Roja. La Junta este año se descuelga.

Bob Esponja, en el colegio María Zambrano de la Zona Norte

La propuesta de Gisela como nombre del grupo es Bob.

«Quiero que se llame los Bob». En el aula de Magda una decena de chiquillos que no superan los ocho años de edad propone, valiéndose de dibujos, qué nombre ponerle a su grupo. La trascendental decisión, que arrastrarán durante todo el verano, la tomarán este miércoles, pero de momento, y a juzgar por las propuestas, que la maestra ha colocado a modo de mural, impera la opción de Bob Esponja.

El cónclave está formado por niños de la Zona Norte de Granada (perdón, de Fondo de Bikini) cuyas familias, por diferentes situaciones, son usuarias del Centro Municipal de Servicios Sociales (el Centro Amarillo). Hoy ha sido el primer día de este cole tan especial en el que no se aprende matemáticas sino convivencia. Tan especial es, que hasta Fondo de Bikini se ha desplazado el alcalde, José Torres Hurtado, con una comitiva y rodeado de periodistas.

En Fondo de Bikini hay varias asociaciones que trabajan juntas en el Foro infancia y juventud. Llevan unos 20 años organizando esta escuela de verano, que en sus últimas ediciones coordina la Fundación Secretariado Gitano y en la que colaboran económicamente las administraciones e instituciones como Cruz Roja. Pero la crisis ha comenzado a hacer mella en estos planes y este año, por ejemplo, la Junta de Andalucía no ha aportado su parte, que representa la mitad del presupuesto del proyecto. El alcalde dice que porque las prioridades del gobierno andaluz son otras, la coordinadora de Secretariado Gitano, Ana Romero, que todo ha sido por «un problema de convocatorias». El caso es que este año hay menos niños, menos monitores y menos excursiones, que se limitarán a la piscina municipal de Almanjáyar.

Magda, con los niños de su aula en la escuela de verano

Escuela de verano en el colegio María Zambrano de la Zona Norte.

En el aula de Magda la mayoría de los niños ya ha disfrutado de la escuela de verano otros años. Es el caso de los hermanos gemelos Cristian y Alejandro, aficionados a la fotografía, o de Gisela y Andrea (dos de las Arenitas del aula). Incluso de Ibrahim, el mayor de todos (al menos en tamaño), que por momentos tiene cosas de Patricio, el mejor amigo de Bob Esponja.

Magda tiene fórmulas mágicas para amansar a la ‘fauna’ de Fondo de Bikini: unas veces a través de canciones y otras pasándose la mano por la tripa. ‘Hablar de uno en uno, que el niño se asusta’, les dice.

La escuela de verano, que se organiza en el colegio María Zambrano del barrio de Almanjáyar, no sólo pretende ‘entretener’ a los niños mientras sus mayores trabajan: se plantea como una opción para fomentar comportamientos cívicos entre menores de diferentes etnias y nacionalidades. También buenos hábitos alimenticios: «hay que comer fruta», les dice la maestra como repasando la lección antes de partir al comedor, donde se unen con el resto de niños para devorar la variante en sopa de las cangreburguer. «Maestra, yo las frutas me las como, pero las natillas me dan náuseas«, se defiende una de las niñas como poniendo el parche antes de que caiga la gotera. ¿Dónde habrá aprendido la palabra? Seguro que con Bob Esponja…

(05/07/2011)

Comentarios en este artículo

  1. Bonita noticia, muy bien contada. Pedazo de monitora que tienen estos niños y niñas de fondo de bikini.

    Marga

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.