Retiran la multa al manifestante que nunca estuvo allí

Stop Represión

La concentración en apoyo a Esteban el pasado 11 de febrero. Foto: GiM

Esteban, el activista del 15M sancionado con 602 euros de multa por acudir a una concentración de Stop Desahucios el 30 de enero de 2012, a pesar de que esa día se encontraba en Madrid, ha sido absuelto por el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 1 de Granada. La juez ha estimado el recurso interpuesto por Esteban y le ha retirado la multa. Era el último paso en una larga cadena de reclamaciones por multas que el 15M considera basadas en las llamadas ‘listas negras’ de activistas sociales, cuya existencia no se admite oficialmente.

Según ha informado Stop Represión en un comunicado remitido a los medios de comunicación, la juez recoge en su escrito que la multa  de la Subdelegación del Gobierno en Granada es nula porque sólo se basa en la identificación visual, la cual no es válida “al no respetar las garantías mínimas”, además de que la presunción de veracidad de los policías no puede por sí sola desvirtuar la presunción de inocencia del multado.

Stop Represión ha aprovechado para recordar que sólo en Granada, el número de multas a personas por participar en protestas sociales ronda las 150, sumando un montante que sitúan en 50.000 euros en sanciones. Considera el 15M que la situación de indefensión legal frente a estas sanciones «es múltiple».

«Por un lado», sostienen, «las identificaciones son visuales, es decir, el policía afirma que identifica visualmente a un asistente o presunto organizador de un acto y es éste último el que debe demostrar que no se encontraba allí«, cambiando el peso de la prueba. Por otro,  «los procedimientos administrativos contra las multas son siempre denegados porque son valorados por el mismo cuerpo sancionador que las impone».

Por último, finalizan, «si la persona sancionada quiere llegar a juicio y tener la única oportunidad real de poder impugnar la sanción, ha de pagar las tasas judiciales, aprobadas hace unos meses por el gobierno», algo que califican de una forma de «represión administrativa» que, presuntamente, «no sale en la televisión ni en los medios de comunicación«.

Así, insisten en la existencia de «listas negras» elaboradas por la Policía, que lo niega, en las que se señalaría «una y otra vez a activistas sociales en concentraciones aunque ni siquiera se encuentren en la ciudad en el momento de las mismas«, como de hecho ocurrió con las protestas de la Toma de Granada de 2010 o de la inauguración del curso universitario en el Hospital Real de 2011.

(03-03-2014)

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.