Santa Rosalía, edificio de usos múltiples

Tras dos años prácticamente vacío, el inmueble que albergaba el Imfe del Zaidín se ha transformado en un edificio de discutidos usos múltiples: sus dependencias vuelven a acoger el Instituto Municipal de Formación y Empleo del barrio, así como el del distrito Genil. También se mudarán a este espacio los centros de atención a personas sin hogar e inmigrantes.

Tras dos años prácticamente vacío, el inmueble de la calle Santa Rosalía que albergaba el Imfe del Zaidín se ha transformado en un edificio de discutidos usos múltiples: sus dependencias vuelven a acoger el Instituto Municipal de Formación y Empleo (Imfe) del barrio, así como el del distrito Genil, ahora unificados. En breve se mudarán a este espacio, además, los centros de atención a personas sin hogar e inmigrantes.

Fachada del edificio de la calle Santa Rosalía.

Estos cambios, que a priori dan utilidad a unas instalaciones por las que se pagan unos 60.000 euros de alquiler anuales, han vuelto a suscitar la polémica sobre la política del Ayuntamiento respecto a determinados servicios públicos.

Así, el gobierno local optó por trasladar el Imfe del Genil para ceder sus oficinas a la empresa municipal de gestión deportiva, Gegsa, con sede en el estadio Los Cármenes hasta entonces. Esta decisión ha dejado  a 600 usuarios de este distrito sin cursos de formación y empleo y obliga a los vecinos en paro a desplazarse hasta el Zaidín para acceder al servicio, denuncian los afectados.

El traslado se produce, además, dos años después de haber retirado del mismo edificio de Santa Rosalía el Imfe del Zaidín, que pasó al ‘exilió’ en el hotel de asociaciones Gloria Mas “para ahorrar costes”, esgrimió entonces el Ayuntamiento.  Se siguió pagando sin embargo el alquiler del inmueble aunque hasta hace dos meses solo se ha utilizado la tercera planta para un centro de educación de adultos.

Las reiteradas críticas por “dejar sin espacio” a las asociaciones y al propio Imfe, obligados a compartir el hotel mientras el edificio de Santa Rosalía permanecía vacío, no consiguieron que el gobierno local diera marcha atrás.

Hace dos meses que el Imfe ha regresado a su sede originaria.

Pero donde dije, digo Diego. Tras invertir 120.000 euros en acondicionar este local de alquiler, el Ayuntamiento ha ‘repatriado’ el instituto de formación y empleo a su sede originaria, que también se prepara para acoger el Servicio de Atención a Inmigrantes (SAI) y el Centro de Orientación y Atención a Transeúntes (Coast).

Esta mudanza ‘obligada’, que las voces críticas achacan a un intento de apartar ambos colectivos del centro de la ciudad, ha levantado ampollas entre los trabajadores municipales. Según denuncian, el edificio no reúne los requisitos para acoger el Coast y el SAI, puesto que resulta imposible cumplir las prerrogativas de confidencialidad dada la disposición de sus oficinas y se encuentra alejado del centro, donde se ubican otros dispositivos sociales con los que se tienen que relacionar sus usuarios. Para estos colectivos será muy difícil, lamentan, trasladarse hasta este extremo del Zaidín por sus escasos o nulos recursos económicos.

La Junta de Personal del Ayuntamiento ha hecho constar éstas y otras deficiencias en sendos informes en los que desaconseja y se opone a estos traslados por el daño que sufrirán dichos servicios. Pero ambos informes “han caído en saco roto”, por lo que comunicarán a la Inspección de Trabajo estos inconvenientes, anuncian.

Entre tanto, el gobierno local defiende la idoneidad de migrar ambos centros y continúa los preparativos para «un traslado inminente” al edificio de (des)usos múltiples de Santa Rosalía.

Comentarios en este artículo

  1. El propietario de este edificio debe ser primo del alcalde, para estar recibiendo 6000 euros al mes durante diez años, estando este en un estado lamentable.Lo único que hacen es gastar nuestro dinero en hacerle un lavado de cara tras otro, sin saber nunca el «uso» real que se le está dando, trasladando y vuelta a trasladar institutos, asociaciones, servicios de atención, etc, etc…Un edificio que está cayéndose a trozos y que no hace mas que dar inconvenientes a los vecinos aledaños, con humedades, ruidos… Sería necesario revisar las ordenanzas urbanísticas municipales para comprobar si el propio Ayuntamiento está haciendo un uso indebido de este edificio, no cumpliendo con la normativa vigente.

    Ana Arenas

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.