¿Y la ampliación de la comisaría?

antigua sede mujeres alhalba

Usuarios de la comisaría aguardan su turno. A la derecha, la abandonada sede de Alhalba.

Sin plazos ni visos. En este estado se encuentra el proyecto de ampliación de la comisaría del Zaidín. A pesar de la celeridad con la que el Ayuntamiento desalojó a la asociación Mujeres Alhalba de la que fuera su sede para cederla a la Policía con este propósito, el Gobierno parece haberse tomando el asunto sin tanta urgencia.

Más de seis meses después de que el colectivo recibiera la orden de abandonar su antiguo local, situado en un edificio municipal de la calle Chile, no se ha movido ni un ladrillo para que albergue la oficina de documentación y tramitación del DNI. De hecho, los usuarios de la comisaría siguen haciendo cola a la intemperie -llueva, haga sol o un frío de justicia- para realizar estos trámites burocráticos, debido al reducido espacio y precariedad de las dependencias policiales del Zaidín.

protesta de Mujeres Alhalba

Protesta contra el desalojo de Mujeres Alhalba en junio de 2013.

También las alrededor de 300 socias de Alhalba, con más de 20 años de historia en el barrio, estarían en la calle y sus numerosos talleres en el aire, de no haber conseguido un alquiler simbólico gracias a un vecino.

«¿Por qué la urgencia entonces?», se preguntan en la actualidad las integrantes de Alhalba, una de las asociaciones más activas del Zaidín. Aunque su interrogante sigue en el aire, lo cierto es que el Ayuntamiento ya ha puesto esta instalación municipal en manos del Gobierno, al que también cedió hace años el solar donde se alzaba el colegio Doncel para la construcción de la nueva comisaría.

La reubicación del servicio de documentación, una ‘solución’ provisional en tanto se edifican las nuevas instalaciones, está «a la espera de que el Ministerio licite el proyecto y adjudique las obras de reforma previa necesarias», informan fuentes de la Policía Nacional. «Este proceso administrativo puede tardar un mes o seis más. De momento no hay plazos», explican estas mismas fuentes a Granadaimedia.

Ante el «retraso de unas obras que parecían inminentes», Alhalba teme que las dejaran en la calle «para nada». El colectivo critica que no se estudiara la viabilidad del edificio municipal para acoger las dependencias policiales. «De haberlo hecho, hubieran desistido de la idea por su mal estado», ya que «ha sufrido filtraciones, entre otros graves problemas estructurales», aseguran sus integrantes, convencidas de que el inmueble no reúne los requisitos para alojar parte de la comisaría.

A su entender, las «prisas» por desalojarlas «primaron» sobre el «más que previsible sobrecoste de la rehabilitación», denuncia la asociación.

(24/01/2014)

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.