Sin luz en Casillas Bajas por un cortocircuito

cortocircuito calle kindelan

Estado en el que ha quedado la parte afectada de la acera en la calle Kindelan.

Un cortocircuito provocado por una sobrecarga en la red ha dejado esta mañana sin servicio eléctrico parte de Casillas Bajas, una de las barriadas más antiguas del Zaidín. La avería se produjo cerca de las doce del mediodía, cuando un fuerte estruendo sobresaltó a los vecinos de la calle Kindelan, alertándolos de que algo sucedía. «Escuchamos una gran explosión, seguida de otras de menor intensidad. Cuando salimos fuera vimos una gran humareda saliendo de un agujero en la acera», cuanta aún temblorosa una vecina mayor del barrio.

calle kindelan

Bomberos y Policía han mantenido acordonada la zona hasta tener bajo control la situación.

La tensión había hecho saltar por los aires la tapadera de uno de los centros de transformación eléctrica subterráneos, dejando al descubierto un ennegrecido entramado de cables, una visible nube de humo de idéntico tono y un molesto hedor a quemado en las inmediaciones. Alertados por los vecinos, que se han llevado «un buen susto», agentes de Policía y Bomberos se han desplazado de inmediato a la zona hasta mantener bajo control la situación.

Poco después personal de Sevillana Endesa se ha trasladado a Casillas Bajas para solventar la avería. «La sobrecarga que ha originado el cortocircuito ha afectado a una de las líneas principales, dejando sin servicio varias calles. Por lo que parece tardaremos horas en arreglarla», aseguraba uno de los operarios de la compañía, que pasadas las dos de la tarde seguían centrados en la reparación.

Según Endesa, unos 120 abonados del servicio se han visto afectados por la avería, incluida la comisaría Zaidín Sur, cuyo servicio ha quedado paralizado desde las doce. «No hemos podido expedir ni un solo DNI o pasaporte desde esa hora porque estamos sin luz», lamentaban en la puerta dos agentes, mientras trataban de refugiarse de las bajas temperaturas al amparo del sol. Y es que la imposibilidad de recurrir a calefactores, como hacen a diario para tratar de subir el mercurio en el antiguo edificio de la comisaría, los ha dejado a merced de sus fríos muros. «No es la primera vez que nos vemos en esta situación por fallos eléctricos», lamentaban, dejando entrever otro problema: la necesidad de construir nuevas instalaciones policiales dado el tamaño del Zaidín.

Al margen de esta reivindicación, los vecinos se han mostrado preocupados por las «frecuentes incidencias en el servicio» eléctrico, unos fallos que atribuyen a la «antigüedad» de la red. «Los propios bomberos se han quedado boquiabiertos al ver las instalaciones esta mañana. Después de repasar el tendido nos han avisado del peligro que supone porque muchas de las cajas de la calle están al descubierto, cuando deberían de estar tapadas, a lo que se unen cables empalmados y fusibles sin homologar, entre otros defectos detectados», denuncian los residentes, «asustados» por las posibles consecuencias para su seguridad.

«Hace apenas unas semanas saltó una chispa de los cables situados junto a mi puerta y comenzaron a arder. Por suerte, todo quedó en un susto. El problema es que ya hemos tenido muchos y estamos hartos», aseguraba una vecina de Kindelan. Ante las reiteradas incidencias los afectados anuncian su intención de recoger firmas para que «dejen de poner parches» y «renueven la línea acabando definitivamente con este peligro», exigen.

Facua Granada demanda soluciones a Endesa

Ante los cortes eléctricos sufridos en esta zona del Zaidín, así como en barrios como el distrito Nortecon un serio problema por los constantes apagones, FACUA reclama a Endesa soluciones a los problemas de suministro en Granada y su provincia, donde también se producen incidencias en pueblos como Iznalloz, Otura o Güevéjar.

La organización de consumidores alerta de que el aumento de consumo, como ocurre cada invierno, deja a la vista las deficiencias de la red de suministro eléctrico de Granada, «bien por la falta de capacidad de unas instalaciones obsoletas, bien por el mal estado de mantenimiento de las mismas. Las consecuencias: cortes de luz, molestias para los usuarios, averías en electrodomésticos y frío».

Para FACUA las causas de estos problemas están claras. “La actual situación del suministro eléctrico en Granada y su provincia no es más que la consecuencia de la política de ahorro que Endesa lleva aplicando desde 2014, para reducir a lo mínimo reglamentario la inversión en mantenimiento. Considerando que Granada tiene un déficit histórico de infraestructuras eléctricas, que se congele la inversión implica mantener redes viejas, de poca capacidad y que van a fallar en cuanto se las fuerce un poco”, lamenta David Avellaneda, responsable de comunicación de la asociación.

Ante esta situación, Facua remitirá un escrito comunicando las incidencias que los afectados le trasladan, de las que Endesa ya tiene conocimiento por otra parte, exigiendo que se tomen las medidas necesarias para garantizar el suministro de calidad que la legislación establece. «Más considerando los abusivos precios que actualmente tiene la energía y su necesidad en estos tiempos de fríos extremos», recriminó la organización de consumidores que instó a los usuarios a comunicar las incidencias que sufran.

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.