Stop Desahucios ‘ocupa’ el Santander

Quince integrantes del colectivo se han encerrado en la sucursal del banco en Gran Vía hasta conseguir abrir la puerta a la negociación para el caso de Rosa y Emilio, un matrimonio del Zaidín con dos hijos y una persona mayor a su cargo que podrían perder su hogar, vendido a un fondo buitre tras su embargo.

Stop Desahucios ocupa el Santander

Stop Desahucios ocupa el Santander

El grupo Granada Stop Desahucios del 15M ha ‘ocupado’ una sucursal de Santander hasta conseguir abrir la puerta a la negociación para Rosa y Emilio, un matrimonio del Zaidín con dos hijos y una persona mayor a su cargo que lleva luchando cerca de un año para no perder su hogar por no poder hacer frente a la hipoteca.

El colectivo ha puesto fin al encierro –el segundo que protagoniza en esta entidad– después de que Propiedades Residenciales S.L.U., el fondo buitre al que Santander vendió la vivienda de la familia, plantee la posibilidad de que vuelvan a comprar el inmueble. El responsable de esta compañía carroñera, Luis Cebrián, con el que han contactado por teléfono, se cierra a alquilarles la casa, pero ha puesto sobre la mesa su venta ante la negativa del grupo a abandonar el banco.

«En un principio sus abogados trataron de intimidarnos amenazándonos con que la policía vendría a desalojarnos y que lo mejor que podíamos hacer era dejar la casa ya», informó Emilio, que respondió a las amenazas con un «no nos moverán» que, al menos de entrada, parece haber surtido efecto. “Todo dependerá ahora del coste, ya que ellos adquieren lotes de viviendas embargadas a precio de ganga, y la financiación que nos ofrezcan”, subrayaba Emilio, que ha permanecido más de tres horas en el interior de la sucursal junto a otros catorce compañeros de Stop Desahucios.

Marcha de Stop Desahucios hasta la sucursal de Santander

Marcha de Stop Desahucios hasta la sucursal de Santander

En el exterior del banco, que ha cerrado sus puertas al público, los esperaban las decenas de personas que se han congregado para apoyar la iniciativa al grito de “los desahuciados no están solos” y “una solución para Rosa y Emilio”.

El principio de negociación, anunciado por megáfono, era recibido con un estallido de júbilo entre los concentrados. “Prefiero no hacerme ilusiones porque después la decepción es mayor”, comentaba a la salida Emilio, temblando y con los ojos inundados en lágrimas.

Su miedo a ilusionarse no es fortuito. La última vez que se encerraron, el director de la sucursal concertó un encuentro con su homólogo en Santander Consumer Finance, filial del banco con la que firmaron su hipoteca, para que negociaran un posible acuerdo. Fue en este encuentro cuando les comunicaron que su hogar se había vendido junto a otros “en un paquete buitre” a Propiedades Residenciales S.L.U.

Stop Desahucios comenzó entonces una kafkiana búsqueda para localizar a esta empresa. Su rastreo les llevó a otras tres compañías con la misma dirección y con conexiones con el propio Santander, como ya explicaron sus integrantes en Granadaimedia.

Ante la imposibilidad de encontrar interlocutor con el que negociar, el colectivo ha optado por “la presión social” con este nuevo encierro, detalla Emilio, que sufre «una pesadilla» desde que embargaron su casa. La familia vive con el constante temor a la llegada de la orden de desalojo que los deje en la calle, arrastrando, además, la deuda hipotecaria.

La “permanente presión e incertidumbre” por la amenaza de perder su hogar les está costando “la vida”. Emilio está consumido físicamente –su pérdida de peso es más que visible- y se ha visto obligado a recibir tratamiento psicológico, señala entristecido. Los nervios y la tensión constantes han provocado una reacción alérgica en la piel de Rosa, que ha tenido que acudir a urgencias en varias ocasiones. También uno de sus hijos ha tenido problemas en el curso por alteraciones de comportamiento que los orientadores achacan al estrés que sufre por la situación.


 

Los desahucios perjudican la salud

Precisamente para denunciar los problemas de salud que sufren las familias que se enfrentan al drama de perder su hogar, Stop Desahucios se ha concentrado frente a la delegación provincial de Sanidad esta mañana, horas antes de algunos de sus integrantes ocuparan el Santander.

El colectivo ha presentado un escrito al delegado del ramo en Granada, Higinio Almagro, en el que denuncia las enfermedades que padecen las familias afectadas por los embargos y piden que se considere “la seguridad en la vivienda como condición prioritaria para la salud”. Exigen, en esta línea, distintas medidas sociales como la moratoria del pago de alquileres e hipotecas mientras los afectados carezcan de recursos por condiciones ajenas a su voluntad; la paralización de los desahucios, muy costosos por la atención médica que requieren, la habilitación de viviendas deshabitadas y la asistencia pública gratuita “para los que tienen su salud destrozada por problemas con su vivienda”.

“Más del 30% de los suicidios que se producen en España se deben a desahucios, una estadística que se silencia”, lamentó Pepe Iglesias, abogado de Stop Desahucios, que recriminó, por otro lado, el intento del Gobierno de “criminalizar la solidaridad ciudadana” con la reforma que penal que ha planteado.

Así, la nueva normativa contempla penas de cárcel por protestas simbólicas que hasta ahora no eran delito, como ocupar simbólica y pacíficamente un banco, encadenarse para tratar de impedir un desahucio o convocar movilizaciones a través de las redes sociales.

“La oposición ciudadana y la desobediencia civil ante las injusticias es la única alternativa para lograr otro mundo posible. Así ha sido siempre. De otro modo, ningún logro social hubiera sido posible”, concluyó Iglesias.

Comentarios en este artículo

  1. […] sólo una semana, el abogado de Stop Desahucios de Granada, Pepe Iglesias, advirtió, en una frase que habría sido una premonición si no fuera una terrible norma, que “más del 30% […]

    Movilizaciones en varios puntos del país tras el suicidio de un hombre que iba a ser desahuciado « que paren las rotativas

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.