El lago frente al Luz Casanova

Cuando llueve en Granada, la entrada del colegio Luz Casanova, en el barrio de Cartuja, se transforma en piscina. El agua arrastra barro de un solar próximo y las alcantarillas no tragan. Conseguir un paso de peatones llevó años. Solucionar las inundaciones va por el mismo camino.