A Granada no se le bajan los malos humos

Granada soporta un elevado nivel de contaminación atmosférica que, entre otros muchos problemas, genera riesgos para la salud. Investigadores de la Universidad de Granada elaboran una encuesta para acreditar el nivel de preocupación de sus habitantes, según el barrio de la ciudad.

¿Quién vive ahí?

La ribera del río Monachil se ha transformado en un vertedero acuático de muebles usados: sofás, sillas de oficina, una butaca o el esqueleto de una mesa son algunos de los enseres abandonados en su cauce. Hasta ahora, nadie ha hecho nada para evitar esta situación.