Hartazgo de tanto «guarro»

Un cartel de los vecinos del Aljibe del Trillo denuncia el incivismo por la presencia de orines y excrementos. «No es un meadero público», advierten. La calle es una de las más transitadas por los turistas que visitan el Albaicín.

Un barrio sin cacas

Los vecinos del Albaicín se movilizan de nuevo para denunciar la presencia de excrementos en las calles. Para ello han colgado pancartas con el mensaje ‘No queremos un barrio con mierdas’.

Cacas

La Ordenanza de la Convivencia estipula sanciones de hasta 750 euros para los propietarios de mascotas que no recojan sus excrementos.

La bolsa o la caca

El problema de los excrementos en las calles del Albaicín sigue sin tener solución. Algunos dispensadores de bolsas han desaparecido o no funcionan, y el área de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Granada no aplica la normativa sancionadora a los dueños de los perros que no recogen las deposiciones de sus mascotas.