Placetas olvidadas

Residentes de varias plazas del Zaidín comparten problemáticas parecidas derivadas del “mal estado de conservación y falta de limpieza” de estos espacios públicos, así como de su uso como aparcamientos tras el robo generalizado de bolardos.

Un bolardo para Fernández de Moratín

Los vecinos de esta placeta piden la restitución de una ‘pilona’ que robaron hace unos meses para impedir que se llene de vehículos. La sustracción de la pieza no es más que «la punta del iceberg» de problemas que sufren estos residentes por «el abandono y la dejadez» de este espacio público.

Sin derecho al descanso por el botellón

Varias plazas del Zaidín se han transformado en usuales ‘botellódromos’ en los que “el ruido” y “las constantes trifulcas” mantienen en vilo a los vecinos, en su mayoría personas mayores que “viven atemorizadas”, denuncian los afectados.