Un barrio sin cacas

Los vecinos del Albaicín se movilizan de nuevo para denunciar la presencia de excrementos en las calles. Para ello han colgado pancartas con el mensaje ‘No queremos un barrio con mierdas’.

 

Carteles vecinos cacas

Los vecinos atienden a los periodistas que se interesaron por la campaña. Foto: Miguel Ángel Molina

No es la primera vez que los vecinos del Albaicín se movilizan por la presencia de excrementos de perro en las calles del barrio. En la última ocasión, hace ya algunos años, la campaña logró sensibilizar a los dueños, muchos de los cuales colaboraron luego en la recogida de las deposiciones. Desde entonces y hasta el momento actual, la situación ha ido a peor, según manifiesta la Asociación de Vecinos del Bajo Albaicín, que este viernes, 1 de julio, ha convocado una concentración en la placeta de la calle Molino de Corteza, paralela a la calle Elvira, con el objetivo de denunciar el problema y llamar la atención de las autoridades municipales.

Un vecino cartel Albaicín excremento

Un vecino coloca un pequeño cartel en uno de las cacas de perro. Foto: M.A.Molina

Los vecinos diseñaron pancartas con el lema ‘No queremos un barrio con mierdas. Recógelas‘, que ya cuelgan de las ventanas de las viviendas, y colocaron banderillas con mensajes dirigidos a los dueños faltos de civismo.

Albaicín excrementos

Una joven recoge el excremento de su perro. Foto: M.A.Molina

Entienden que la situación se ha recrudecido en los últimos años pese a que el Ayuntamiento de Granada instaló en su día dispensadores de bolsas para la recogida de los excrementos, e incluso aprobó una normativa sancionadora para aquellos que eludieran la responsabilidad de retirar las deposiciones de sus mascotas. Claro que en última instancia, y ante la desidia de las autoridades y la irresponsabilidad de los propietarios, siempre queda la posibilidad de emplear los avances científicos para que nadie se vaya de rositas. Nada menos que kits de recogida de muestras de ADN para identificar a los perros y, a los verdaderos culpables, los dueños.

Comentarios en este artículo

  1. tanto PERRO-flauta en el Albayzín que por algún lao tenían que molestar, no? Yo vivo cerca del camino del Sacromonte y es una vergüenza, de perros que llevan sin cadena y sin higiene ninguna. Ni los perros ni ellos…

    albayzinero alto
  2. Gracias a la asociación de vecinos del Bajo albayzin. Para esto sirven las asociaciones de vecinos, para velar por el bienestar de los ciudadanos y no para tantas fiestas. !Qué estamos en crisis!

    Federico
  3. Lo que hay que hacer es prohibir la presencia de perros en El Albaicín. No nos engañemos, ver a un perro cagando es repugnante y aunque luego se recoja la caca el suelo queda asquerosamente manchado. No tenemos por qué aguantar eso.
    Yo prohibiría los perros en las ciudades, pero eso es complicado… A ver si aprovechando que El Albaicín es Patrimonio de la Humanidad se puede hacer algo para evitar el deterioro evidente que producen estos animales.

    carlos
  4. Como si las cacas de perros fueran el principal problema del barrio…vaya tela vecinos…os lucís en esa asociación…
    Y luego no decís nada de la expulsión de vecinos, de la especulación inmobiliaria y urbanística, de los chanchullos del ayuntamiento t de la Junta…en fin…reflexionar un poco si de verdad este es el problema más grave del barrio…por favor…madurez…

    jimmy
  5. […] con un producto químico que actúa de desinfectante. Si es necesario empapelar las ventanas, como ya se hizo con la campaña para la recogida de excrementos de perros, para sacarle los colores a los que presumen de las potencialidades del turismo del barrio, pues […]

    Hartazgo de tanto "guarro" en el Albaicín | GranadaiMedia
  6. Ayer intenté cagarme encima de un dueño de perro, fue imposible, no paraba de quejarse, y me gritaba, total que no pude cagarle encima. Lo intenté con otra dueña de perros que los dejaba sueltos para que mearan en las ruedas de mi coche, pero tampoco pude. Es difícil porque no paran de moverse y gritar. No sé qué hacer para devolverles sus regalos, sembrar toda la ciudad de mierdas y pises es algo que hay que recompensarles, no sé si me equivoco, que alguien me indique cómo debo agradecerles su gran gesto, digno de amantes de la naturaleza y todo eso, imagino…

    NIco

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.