Una Navidad para imaginar y crear

Alumnos del CEIP San Juan de Dios

Los alumnos del San Juan de Dios, durante la entrega de diplomas

Barcos, televisores, castillos, marionetas, poblados… son algunos de los juguetes que los niños del colegio San Juan de Dios, en el Cerrillo de Maracena, han construido con sus propias manos (y con ayuda de sus padres) durante el pasado puente de la Constitución.  No es la única tarea que han llevado a cabo en los días festivos. También han elaborado tarjetas navideñas con poemas, deseos, dibujos o incluso cuentos para colgarlas en el llamado ‘árbol de las lecturas’.

La iniciativa, que aúna las propuestas del centro educativo y del Club de Lectura, persigue un doble objetivo: que los pequeños aprendan a disfrutar de la Navidad construyendo juguetes con sus propias manos y en familia, y que los libros formen parte de su día a día.

‘Construir frente a consumir’ podría ser el lema de este proyecto, que aspira a fomentar la capacidad creativa de los niños y a facilitarle las herramientas necesarias para utilizar la imaginación, un bien que los pequeños suelen traer ‘de fábrica’ pero que, cada vez más, se encuentra amenazado por alternativas de ocio más pasivas, como la televisión o los vídeojuegos.

Colegio San juan de Dios, Cerrillo de Maracena

Los niños colocan las mascotas del Club de Lectura en el árbol

En la biblioteca del centro, donde se desarrolla los viernes el club de lectura, alumnos de entre tres y once años han recibido los correspondientes diplomas por su participación en la realización de juguetes o el diseño de tarjetas ‘lectoras’. La experiencia les ha ayudado a disfrutar del trabajo en familia y a percibir la lectura como una actividad para compartir y disfrutar.

«Un libro abierto es un cerebro que habla; cerrado, un amigo que espera; olvidado, un alma que perdona; destruido, un corazón que llora!

Durante el acto, los alumnos del CEIP San Juan de Dios han colocado en el árbol navideño a las mascotas del club lector y han escuchado las explicaciones de los profesores y padres organizadores, que los han animado a construir sus propios juguetes y a leer para disfrutar. También se ha insistido en el valor que tiene el libro como regalo y se ha animado a los pequeños estudiantes a incluirlos en sus peticiones navideñas.

Con el compromiso manifiesto de los más pequeños, que no han dudado en aprovechar la tertulia para recordar su carta a los Reyes Magos, el acto ha concluido con la lectura de un poema de Gloria Fuertes y de un precioso proverbio hindú: «un libro abierto es un cerebro que habla; cerrado, un amigo que espera; olvidado, un alma que perdona; destruido, un corazón que llora«.

(14-12-2012)

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.