Una vecina de Armilla ofrece casa a Teresa

La mujer víctima de maltrato que fue desahuciada ayer en el Zaidín junto a su hijo menor comenzará una «nueva vida» en el municipio del área metropolitana. A las 20 horas le entregan las llaves de una vivienda en alquiler propiedad de una vecina de Armilla que se enteró de su caso.

Teresa Lechuga

Teresa Lechuga (c), antes de que finalmente se ejecutara la orden de desalojo. FOTO: Daniel Sánchez Salguero

Cuando el sistema falla, quedan las personas. Teresa Lechuga, la vecina del Zaidín víctima de malos tratos a la que desahuciaron ayer lo ha comprobado durante este tiempo de lucha por no quedarse en la calle junto al menor de sus tres hijos, de 13 años. Tanto los integrantes de Stop Desahucios como otras muchas personas anónimas se han volcado -comenta agradecida- para que no perdiera su hogar por no poder hacer frente al alquiler ante los impagos de la empresa para la que trabajaba, Armisad, que terminó despidiéndola.

Esta mañana se despertó «sin nada y sin saber por dónde tirar» -a las 13.30 horas debía entregar en el juzgado las llaves de la que hasta ayer había sido su casa, situada en la calle Bernarda Alba– y a las nueve una llamada de teléfono la sacaba del abismo del desamparo. Era el alcalde de Armilla, Gerardo Sánchez, para comunicarle que una vecina del municipio había contactado con los Servicios Sociales al enterarse de su caso para poner a su disposición una vivienda de alquiler -hasta ahora Teresa no había encontrado donde quedarse porque le exigían un aval del que carece.

«No me lo podía creer. Aún no me lo creo, pero hoy me ha tocado la lotería. A las ocho de la tarde recojo las llaves y empiezo una nueva vida», cuenta Teresa, que camino de los juzgados llamó a su hijo para contarle la buena noticia: «Que tenemos casa, le dije casi llorando de la alegría. Se puso muy contento y preocupado me preguntó: ¿va a costar mucho mamá? Tu no te preocupes por eso, le contesté», relata.

Esta misma mañana ha conocido a su benefactora en el Ayuntamiento de Armilla, donde se han interesado por su reclamación para intentar recuperar el depósito de 3.000 euros que, para tener opción a compra, adelantó al que fuera su casero. El arrendatario en cuestión no solo se ha negado a devolverle esta cantidad, sino que también rechaza descontar de la suma los 1.800 eurosque ella le adeuda en concepto de alquiler.

Desahucio Teresa Lechuga

Extracto bancario del depósito de 3.000 euros que Teresa hizo a su casero.

No es la única injusticia a la que se ha enfrentado Teresa, que ahora tiene «energías renovadas» -comenta- para denunciar su despido improcedente y la posible «estafa» de la inmobiliaria que medió para que alquilara la casa de la que la han desahuciado. Al parecer esta empresa, Aruncy Alquileres S.L., le ofreció unas ayudas de la Junta para el alquiler -recuerda- que ya no existían y por las que entregó 300 euros.

Por si fuera poco, su desahucio se producía ayer tres horas después de la hora inicialmente prevista, cuando ya todos celebraban su paralización por segunda vez. La comitiva judicial, que había abandonado el lugar en compañía de más de 50 policías, regresó a su casa aprovechando que se había disuelto la concentración para oponer resistencia pacífica a su desalojo. Stop Desahucios calificó el procedimiento de «irregular», ya que se efectuó «sin que se comunicara a la persona afectada, dejándola en una situación de total indefensión». El colectivo se plantea posibles medidas legales por este motivo.

El grupo Stop Represión del 15M Granada también ha denunciado en un comunicado la «violenta actuación policial» durante el desahucio. «Los agentes no tuvieron ningún reparo en dar empujones, patadas y puñetazos a las personas que se encontraban fuera del cordón policial», denuncian. El colectivo desmiente, por otro lado, que el joven detenido de 19 años, que fue puesto ayer en libertad con el cargo de atentado a la autoridad, manifestase actitud agresiva en ningún momento.

(22/03/2013)

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.