El «limbo legal» de Santa Adela

UPyD critica la opacidad informativa del Ayuntamiento respecto a la situación de la tercera fase. Lamenta que Nieto haya contestado a su solicitud de informe jurídico sobre esta barriada del Zaidín alegando que, por ley, la oposición no tiene derecho a acceder a esta información.

Mayte Olalla, concejal de UPyD

Mayte Olalla, concejal de UPyD, en rueda de prensa.

Unión Progreso y Democracia denuncia el «limbo legal» de la tercera fase de Santa Adela, cuyos vecinos «no pueden vender» sus viviendas porque «cedieron su titularidad al Ayuntamiento» que, hasta 2015, dispone también de derecho de tanteo y retracto, es decir, de compra preferente.

La concejal de UPyD, Mayte Olalla, calificó de «vergüenza» la opacidad del gobierno local sobre la situación en que quedarán los propietarios de esta barriada del Zaidín después de 2015, cuando venza este derecho. Explicó, al respecto, que su partido no ha podido acceder al informe jurídico que solicitó para esclarecer este aspecto. «La delegada de Urbanismo, Isabel Nieto, nos ha contestado que, por ley, no tenemos derecho a obtener esta información», criticó en rueda de prensa.

Esta petición -indicó- responde a la inquietud de los vecinos, «muy preocupados porque desconocen en qué situación legal les dejará ese cambio, según han trasladado» a la oposición en la reunión que celebran mensualmente y a la que acuden «todos los grupos políticos, excepto el PP», lamentó Olalla.

La edil recordó que en 2003 el Ayuntamiento aprobó derribar y reconstruir por fases Santa Adela ante su pésimo estado. Once años después la tercera, que debería estar finalizada, se encuentra en un «limbo legal», al que se suma la «situación inhumana» de las viviendas, criticó. «He visitado la zona y, a veces, al entrar en una casa te dan arcadas del insoportable olor a humedad», describió Olalla. Este problema, «el principal de los edificios», está afectando a la salud de los residentes, en su mayoría mayores. «Una persona que presta ayuda a domicilio nos comentó que tras varias horas de trabajo notaba que le costaba respirar», informó.

Aunque la humedad podría contenerse impermeabilizando los edificios, los arquitectos temen que al excavar se derrumben por la inexistencia de cimientos, señaló la concejal. Tampoco los albañiles se atreven a subir a los tejados que, «según los informes técnicos municipales requieren una limpieza, por miedo a que se desplomen», agregó

Olalla mostró su extrañeza, por último, por la celeridad con la que el Ayuntamiento actuó en el caso de las cuevas de San Miguel «porque aquello era inhabitable», pero «no se responsabilice para dar una solución» a Santa Adela.

(16/05/2014)

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.