Control de velocidad por mil calles de Granada

Los vehículos tendrán que reducir a 30 kilómetros/ hora su velocidad en 973 calles de la ciudad. El Ayuntamiento de Granada ha puesto en marcha de forma gradual un plan para que la circulación por la capital sea más «calmada».

Apertura al tráfico del vial que conecta la Chana con el Cerrillo de Maracena

Circulación de veículos por una de las rotondas de Granada.

El Ayuntamiento de Granada ha puesto en marcha un proyecto para disfrutar de un tráfico más calmado. Se trata de la iniciativa ‘Zona 30’ que llevará a los vehículos a reducir a 30 kilómetros/ hora su velocidad en 973 calles.

Según ha anunciado la concejal de Movilidad y Protección Ciudadana y alcaldesa en funciones, Telesfora Ruiz, el plan, que se implantará en toda la ciudad, se va a aplicar de forma gradual. Así, en una primera fase, la limitación de la velocidad vial afectará a la zona comprendida entre el Centro, Albaicín, Sacromonte, Realejo, San Ildefonso y Haza Grande. En total, los ciudadanos «disfrutarán» del denominado por la concejal de Movilidad ‘calmado del tráfico’ en 973 calles de Granada.

Telesfora Ruiz, además, ha señalado que, del total de las calles seleccionadas, 860 contarán con un límite de 20 kilómetros/hora o 10.

La reducción de la velocidad disminuye la contaminación acústica y reduce los daños por atropello, según los técnicos

El área de Movilidad y Protección Ciudadana ha iniciado ya la instalación de señales de tráfico en las que informarán a los conductores de la limitación de la velocidad tanto al inicio como al final de la zona afectada por la restricción. Así, Ruiz ha indicado que la implantación de las 28 señales homologadas se iniciará este mes y “se prolongará a lo largo de agosto”.

Granada se convierte así en la primera ciudad de Andalucía en aplicar una reducción de la velocidad vial que ya puso en marcha Alemania en 1983 y que responde a las recomendaciones realizadas por la Comisión Europea y a lo establecido en la Ley 6/2014 de 7 de abril. «Se trata de una medida que redunda directamente en la habitabilidad de Granada, que pasará a ser una ciudad con menos contaminación, más segura para los ciudadanos, menos ruidosa y más amable», según opina Telesfora Ruiz.

La responsable municipal ha especificado que, según estudios técnicos, la reducción de la velocidad de 50 a 30 kilómetros/hora disminuye la contaminación acústica inmediatamente en 3 decibelios y reduce en caso de atropellos la posibilidad de fallecimiento de un 45 por ciento a un 5.

IU pide calma y prudencia al PP en los nuevos cambios previstos en el tráfico granadino

La concejala de IU en el Ayuntamiento de Granada, Maite Molina, ha pedido al PP que la «calma» en el transporte privado que pretende fomentar se haga con prudencia, ya que las medidas de reducción de velocidad en la ciudad de Granada “deben hacerse sin olvidar otros factores, que parece no tener en cuenta el equipo de gobierno popular”.

Para Molina “la noticia de la puesta en marcha durante este mes de agosto de la implantación de señales para reducir la velocidad en Granada y prevenir accidentes, reducir la contaminación y favorecer el uso del transporte público, “no es la más acertada en este momento teniendo en cuenta los flecos que quedan pendientes dentro del plan de movilidad, y que sin contar con medidas paralelas, pueden invertir el efecto disuasorio de uso del vehículo privado pretendido por el PP”.

Así Maite Molina señala que “desde IU valoramos que este tipo de medidas deberían tomarse teniendo en cuenta una perspectiva global y metropolitana del tráfico, si se integra el transporte público metropolitano, garantizando una fluidez y rapidez, así como unas paradas adecuadas, se reducirá en mucho la afluencia en vehículo privado a la ciudad de miles de personas, que han de acudir a la ciudad, a trabajar, a realizar trámites, compras, médicos,.. sobre todo cuando no se han demostrado eficaces, en lo cuantitativo, medidas como el acuerdo con los aparcamientos periféricos”.

UPyD cree que el control de la velocidad «complicará la vida» a los que viven en el área metropolitana

La concejal y portavoz del grupo municipal de UPyD, Mayte Olalla, ha hecho una valoración “en principio positiva” del anuncio de que el tráfico rodado en el centro de Granada se limitará a 30 kilómetros por hora pero ha puesto dos objeciones: por un lado, la medida puede esconder “un afán recaudatorio” en forma de multas y por otro, “complicará aún más la vida” a las miles de personas que viven en el área metropolitana y se desplazan a diario a la capital.

La concejal entiende que aunque una iniciativa de ese tipo debe ser bienvenida, también es cierto que no beneficia en absoluto a quienes viven en el extrarradio y tienen que venir a Granada. “Si no se les facilita el traslado a la capital en un transporte público y encima les dificultan también que, ya en Granada, lleguen a sus centros de trabajo, lo que se hace con ellos es aislarlos todavía más. Es una encerrona para ellos”, comenta.

Añade Mayte Olalla que hay estudios que demuestran que, en Granada, el vehículo privado lo utilizan mucho más las personas que viven fuera que las que habitan aquí, precisamente por las carencias de transporte público en el Área Metropolitana. Algo que, sostiene, se arreglaría mejor “con una red de carriles-bus que venimos reclamando desde hace tiempo” que limitando la velocidad, lo cual, además, puede repercutir en multas a quienes incumplan la nueva normativa.

(04-08-2014)

Comentarios en este artículo

  1. A ver si es verdad. Estoy cansado de caminar por la calle Elvira con vehículos a 50Km/h.

    Me vine a vivir a Granada hace 2 años y medio y ésta fue una de las cosas que más me llamó la atención: lo rápido que circula aquí mucha gente.

    Jesús
  2. Y piensas que otro señal de limitación de velocidad va a convencer estos a circular más lento? Estas soñando, tío, ni los taxis ni autobuses respetan los señales. Como puedes pensar que los demás va hacerlo?

    Andrés
  3. Lo cual va a impulsar todavía más el uso de las bicis en la ciudad. Para una cosa que hacen bien, habrá que felicitarlos; sólo queda que controlen y no pongan sólo los cartelitos.

    Bicis eléctricas
  4. Calmar el tráfico es una medida que ya proponemos desde EQUO hace tiempo (la expresión no es ni mucho menos de nuevo cuño) Estaría en la buena dirección si no fuese porque en la inmensa mayoría de esas calles ya es imposible transitar a esas velocidades Cuando lo vea vías de más calado lo valoraré como algo más que pura imagen.

    Luis

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.