Cortar por lo sano

Las acacias de la Plaza Carlos Cano ya están taladas. Estaban muy enfermas y el peligro de caída era muy alto, según los encargados de la operación. Serán sustituidas por naranjos y tilos.

Esta mañana los operarios continuaban con la tarea que adelantábamos ayer, esta vez talando los árboles enfermos de la plaza Carlos Cano, como se avisó en Junta de Distrito. Cuatro acacias con muchos años de edad que estaban huecas por dentro y que resultaban peligrosas para los viandantes. «Madre mía… Recuerdo esos árboles creciditos de cuando yo tenía 13 años y trabajaba en esta plaza. Y ya tengo 54. Recuerdo que había dos más, y que esta plaza solo tenía una casita y un pequeño espacio.», comentaba un vecino mientras veía los troncos ser arrancados.

Uno de los operarios confirmó que «estaban enfermísimos«. «No hay más que ver por dónde se ha partido. Se ha hecho un corte en la base y al darle un leve empujón con la grúa se ha partido por la raíz, por debajo [como se puede ver en la galería]. Era peligrosísimo, había que quitarlos ya». El perito responsable de esta intervención también subrayaba el riesgo de mantener en su sitio a estas acacias. «Siempre que se talan árboles salen críticas, pero velar por la seguridad de la gente es prioritario». En esta plaza hay poco impacto de viento, y aún no han crecido las hojas de estos árboles, pero según el experto en cualquier momento se podían dar las circunstancias para que estos ejemplares cayeran por su propio peso. El perito afirma que el valor ambiental e histórico de estos árboles era ya inexistente, pero que aún así el Ayuntamiento tiene la obligación de anteponer la seguridad de los vecinos.

Los árboles talados en la calle Varela y la Plaza de los Girones serán sustituidos por koelreuterias, y en la plaza de Carlos Cano se alternarán naranjos con tilos. El plan es que entre el lunes y el martes estén todos los ejemplares nuevos en sus alcorques, si la meteorología lo permite.

IU, contrarios a la tala

Efectivamente, las críticas no han tardado en llegar. Hoy mismo al mediodía, el portavoz de IU en el Ayuntamiento, Paco Puentedura, ha calificado de «burda mentira» la justificación municipal de que los árboles estaban enfermos y suponían un peligro. En una nota de prensa remitida a los medios, exige explicaciones por la tala de 30 ejemplares en total, y la considera «un atentado ecológico y contra el patrimonio cultural y natural de la ciudad”, al entender que la mayoría de los árboles «estaban completamente sanos». Exige también los informes técnicos y de Cultura, por lo que supone de «atentado cultural» a la vida de la ciudad. «Este es el modelo de ciudad cultural y habitable que quiere el alcalde de Granada, convertir el casco histórico y las calles de Granada en un auténtico erial, todo lleno de asfalto y donde seres vivos como son también los árboles no se les respeta en absoluto”, añade la nota.

«El equipo de gobierno del PP prefiere talar los árboles antes que mantener y dar tratamientos fitosanitarios a los árboles que están enfermos para evitar su deterioro, al final optan por la tala indiscriminada y dejan a nuestra ciudad muerta, sin árboles, o bien sustituyen árboles de más de 50 años por nuevos que tardarán décadas en poder alcanzar la envergadura de los que antes disfrutaban los vecinos y vecinas del Realejo”. Paco Puentedura también afirma que la Asociación de Vecinos no fue informada; sin embargo, el asunto de esta tala sí que había sido tratado en Junta de Distrito con dicha asociación, el pasado 14 de febrero.

Los tocones en la Plaza Carlos Cano, en una imagen enviada por IU.

(21/3/2013)

¡Danos tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.